El diálogo entre petroleros y San Antonio se complica por telegramas de despido

Anoche esperaban la conciliación obligatoria para volver a foja cero ante los intentos de despido. El sindicato petrolero puso en duda la asistencia a la mesa de monitoreo en Casa Rosada de mañana. La empresa plantea que se trata de una medida arbitraria.

Pese al acercamiento arribado el lunes, con una primera mesa de negociaciones, los trabajadores de San Antonio Internacional recibieron una mala noticia. En los últimos días, a 60 de ellos les remitieron telegramas exigiendo que vuelvan a sus tareas o que se los desvinculará de la empresa.
Mientras continúan los piquetes, la empresa plantea que la protesta se origina en una medida arbitraria por parte del Sindicato de Petroleros Privados Chubut (ver solicitada de la página 11).
Los operarios de San Antonio están con retención de servicios desde el viernes. "La discusión va a ser larga. La empresa sigue con la idea de querer tercerizar sectores pero estamos tratando de acordar una salida", dijo Jorge Avila, secretario general del Sindicato Petrolero.
Avila también criticó la postura de esta compañía perteneciente a la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE). El gremio había acordado con las operadoras que no habría despidos en la industria, pero desde esa otra cámara empresarial buscan imponer un procedimiento preventivo de crisis.
En este contexto conflictivo, el sindicalista petrolero puso en duda su asistencia mañana a la mesa de monitoreo de la crisis petrolera en Buenos Aires. Los sindicatos, operadoras y los gobiernos provincial y nacional se encontrarán en Casa Rosada para evaluar la marcha del acuerdo del 1 de febrero. Para Avila, no hay cumplimiento.
"Esperamos la conciliación obligatoria, siempre teniendo en cuenta el resguardo de los puestos laborales y que cada trabajador pueda volver a su puesto", indicó Fernando Cosobo, uno de los delegados de los trabajadores en San Antonio. La compañía tiene parados 25 equipos de pulling y algunos perforadores.
Los trabajadores de San Antonio reclaman contra el cierre del área de Transporte, que la compañía pretende tercerizar para abaratar costos. La medida, según la denuncia de los delegados, implicaría poner el peligro fuentes laborales porque algunos de ellos no cumplen con los requisitos de edad máxima que solicitaría cualquier nueva contratista.
En la tarde del lunes, San Antonio y el sindicato acordaron frenar la decisión de la tercerización y cualquier otra medida que genere inconvenientes para el futuro laboral de cualquiera de los operarios. Esa fue la promesa para iniciar el diálogo. Los telegrama terminaron agravando la tensión entre las partes.
En un contexto parecido, la semana pasada en Lufkin sus trabajadores metalúrgicos salieron a bloquear las entradas de la fabricante de equipos de bombeo de petróleo por telegramas a 80 trabajadores.
Hay que sumar conflictos que encienden columnas de humo en el barrio Industrial de Comodoro Rivadavia.
Los petroleros soldadores de Performance y los obreros de UOCRA en Tecnotrol estuvieron de retención y piquetes el fin de semana por despidos, hasta que la conciliación obligatoria los alcanzó para empezar sus negociaciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico