El dolor de espalda que puede deberse a una enfermedad reumatológica

Si el dolor persiste más de 3 meses y se da en personas menores a los 45 años, es precisa la consulta con el médico reumatólogo ya que puede tratarse de una enfermedad de origen inflamatorio como la espondiloartritis axial, cuya característica es el fuerte dolor en la zona lumbar de forma crónica.

De origen inflamatorio, es primordial su detección temprana y tratamiento precoz para evitar daños irreversibles. En promedio el paciente tarda 7 años en acudir al médico reumatólogo y diagnosticar la enfermedad. El no tratamiento de esta enfermedad puede causar discapacidad irreversible.

La espondiloartritis axial es una enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres en todo el mundo que se caracteriza por provocar dolor recurrente en la espalda baja (lumbalgia).

En tal sentido, cuando el dolor persiste más de 3 meses y surge inicialmente cuando los pacientes son menores a los 45 años, es preciso acudir al reumatólogo para iniciar rápidamente el tratamiento. Si los pacientes no son diagnosticados a tiempo y no reciben el tratamiento indicado por el especialista, el avance de la enfermedad puede afectar la vida del paciente, llegando incluso a causar discapacidad.

Se trata de una enfermedad que es desestimada por confundírsela con dolores producto de las malas posiciones, esfuerzos o movimientos bruscos lo que lleva, entre otras cosas, al diagnóstico tardío.

"Los pacientes lamentablemente llegan tarde al diagnóstico. Esta establecido un retraso promedio de 7 años desde que empieza la enfermedad" comenta el Dr. Gustavo Ariel Medina (MN: 96843), Médico de Planta del Hospital de Clínicas José de San Martín de Buenos Aires y Jefe de Consultorio Externo de Reumatología, quien además destaca "el paciente tarda en llegar a la consulta, porque no tiene incorporado al reumatólogo como el médico especialista que debería verlo en primera instancia. El paciente cuando tiene el dolor de espalda puede consultar al clínico o al traumatólogo, y no consulta al reumatólogo que somos quienes tratamos clínicamente a los pacientes que tienen Espondiloartritis".

Para llegar al diagnóstico de manera temprana, es primordial identificar el malestar y acudir al especialista. Por eso, el Dr. Medina recomienda estar atentos a la hora de identificar qué tipo de dolor tenemos para saber si es producto de las malas posturas, o si puede ser espondiloartritis axial.

"Cuando el dolor es inflamatorio, o sea que tiene características particulares como: dolor a la noche, que incluso llega a despertar al paciente mientras duerme, que mejora cuando uno hace ejercicio y no mejora cuando uno está en reposo, que es un dolor crónico y que a veces mejora rápidamente cuando tomamos antiinflamatorios, eso conforma un dolor lumbar inflamatorio. Cuando uno tiene uno de estos síntomas, deberá hacer una consulta".

El principal riesgo asociado al diagnóstico tardío es no acceder a un tratamiento adecuado. Existen diversos tratamientos disponibles para controlar la espondiloartritis como los que se basan en analgésicos, en antiinflamatorios no esteroideos, los basados en fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, la fisioterapia, los basados en esteroides y las terapias biológicas.

"Hoy hay disponibles fármacos que tiempo atrás no teníamos, como los biológicos que permiten a los pacientes refractarios a los antiinflamatorios, tener esta opción terapéutica e intentar evitar la progresión radiológica" describe el especialista, quien señala además que "cuando los pacientes progresan radiológicamente, cuando se forman los puentes óseos, después se establece una discapacidad que es permanente y que ya no tiene solución salvo la cirugía".

Si bien hay diversas causas, como las laborales, que pueden producir dolor de espalda, se sabe que la espondiloartritis tiene un origen inflamatorio y puede ser tratada para evitar daños mayores como la discapacidad.

Frente a la presencia de dolor en la zona baja de la espalda, que aparece por primera vez cuando la persona es joven (menos de 45 años) y que se vuelve recurrente, es recomendable la visita con celeridad al médico reumatólogo para descartar o diagnosticar la enfermedad. Si bien no puede prevenirse, el tratamiento de la enfermedad permite que el paciente pueda realizar su vida normalmente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico