El dormitorio de los niños: un lugar seguro para soñar

La habitación de los más pequeños de la casa es un lugar muy especial para ellos. Además de dormir allí, los niños juegan, estudian y pasan gran parte del día en ella. A continuación se detallan algunas indicaciones para el acondicionamiento de estos espacios.

LOS MUEBLES DEL DORMITORIO
Las cunas deben estar hechas de materiales que no deben astillarse, no deben tener puntas agudas o aristas filosas, los ángulos deben ser redondeados, la base de sustentación debe ser segura y estable (sin ruedas), la distancia entre los barrotes laterales debe ser tal que no permita el pasaje de la cabeza de un bebé, aún de pocos meses: 6cm, la altura de la baranda debe ser igual a la de un bebé “parado” sobre el colchón: 60 cm, si los barrotes laterales no son fijos, su mecanismo de ascenso y descenso debe ser tal que solo pueda hacerlo un adulto y no pueda ser hecho por un chico.
El colchón debe ser cómodo pero firme (no demasiado blando) y de un tamaño exacto al rectángulo de la cuna. No debe pasar la mano de un bebé entre el colchón y la cuna.
Además, no deben colocarse dentro de la cuna juguetes colgantes de ningún tipo. No deben dejarse en la cuna bolsas o láminas de plástico ni objetos pequeños.
A DORMIR
La posición boca abajo es un riesgo para los bebés hasta los 6 meses de edad o hasta que pueda darse vuelta por sus propios medio. Por ello se los debe acostar boca arriba, sin almohada, con cabeza ampliamente descubierta y sus pies apoyados en la parte inferior de la cuna.
El momento de pasar de la cuna a una cama para niños es muy variable, aunque se puede tomar como referencia que cuando el niño alcanza 90 cm de longitud es conveniente pasarlo a una cama. La cama debe con las medidas de seguridad mencionadas para la cuna que correspondan.


ILUMINACION
La luz natural en el dormitorio ayudará al bebé a distinguir entre el día y la noche, y animará sus juegos durante el día. Sería ideal que la habitación fuese exterior y dispusiera de una buena ventana que permita ventilar diariamente y el paso de la luz natural.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico