El DPR Racing y un proyecto a largo plazo

Fede Zapata corre este año su segundo año en la categoría más importante y más competitiva del motoclismo argentino como es el Super Stock, el año pasado lo hizo en la divisional B en el equipo Castrol Gregorio Racing con buenos registros y victorias (una con piso mojado en Termas de Río Hondo). Una lesión lo tuvo alejado de las pistas un buen tiempo y perdió la posibilidad de ser campeón en la categoría.

Este año luego de 6 fechas puntuables se ubica octavo en el campeonato, lejos de Ribodino y González los punteros pero cosechando una experiencia única de la que se verán los frutos prontamente.
Zapata que este año corre con asistencia y en el equipo del piloto internacional Diego Pierluigi (DPR Racing) viene en franco crecimiento, la joven promesa radatilense que tuvo una dilatada experiencia en motocross y que no hace mucho que saltó a la pista a correr se lo ve sólido y progresando día a día.
El equipo es chico pero trabajan de una manera muy profesional tanto en el motor, la electrónica, la adquisición de datos y el estudio de los mismos para poder corregir errores o lograr ser más rápido. El director de equipo y cara visible es Diego Pierluigi (que en esta ocasión no pudo estar porque corría en Brasil y ganó) y lo componen los mecánicos y los encargados de electrónica y puesta a punto.
La moto de Federico orilla los 140 CV y en la segunda recta del Cabalén llega a los 250 km/h. Es la categoría más rápida y competitiva de la Argentina y lo tiene a Zapata como gran animador.
"Venir de tan lejos a correr este campeonato, es un desafío muy grande y significa un enorme esfuerzo económico" comentó "Leo" Zapata a El Patagónico sobre la actuación de su hijo en la competición nacional.
"Correr con los mejores de Sudamérica en esta categoría es un aprendizaje diario, hay pilotos con años en Europa compitiendo y eso hay que capitalizarlo para poder ser rápidos y contundentes" continuó Zapata.
Los pasos de Federico en el campeonato nacional son seguros, los buenos resultados (como los que tuvo en su momento en la divisional B de Super Stock) no tardarán en llegar, pero ahora todas las carreras gana ese trofeo invisible, intangible pero muy importante que es la experiencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico