El Ejército montó un Centro de Operaciones de zona de catástrofe

Después que la Armada instalara una carpa sanitaria en la esquina de Kennedy y Constituyentes, en la última semana el Ejército Argentino suplantó a esa fuerza e instaló una carpa de vacunación y un tráiler de atención primaria. El trabajo se completó con la instalación de un Centro de Operaciones donde se coordina la atención sanitaria, la entrega de agua y el trabajo de la unidad militar en respuesta a la emergencia.

En las calles Juana Azurduy y Mariano Rodríguez; en un sector de la Manuela Pedraza y en otro de la Carrero Patagónico, así como también en Juan Manuel de Rosas. En esa zona trabajó ayer la Unidad Militar en Respuesta a la Emergencia (UMRE) que creó el Ejército Argentino para ayudar a los damnificados por el temporal.
Casi 200 uniformados, entre oficiales, suboficiales, soldados voluntarios y personal civil recorrieron el sector, ayudando con palas a sacar el barro acumulado. Mientras tanto, en el Puesto Principal de Socorro que el Ejército Argentino montó la última semana sobre Kennedy y Constituyentes, para suplantar a la Armada que antes había instalado una carpa sanitaria, el equipo médico de la fuerza atendía a cada vecino que se acercó al lugar.
La labor de esa fuerza es ardua y por esta razón, así como para optimizar el trabajo de 710 uniformados, el Comando de la IX Brigada Mecanizada decidió instalar en esa esquina el Centro de Operaciones con el objetivo de coordinar la atención sanitaria, la entrega de agua de la planta potabilizadora y el trabajo de la UMRE. Se trata de una unidad militar que cuenta con equipos de comunicación, comedor militar e incluso una guardia propia que custodia el perímetro.

MAS DE 300 CONSULTAS Y DE 500 VACUNAS
Más allá del trabajo de la Unidad Militar en Respuesta a la Emergencia y la distribución de agua, a través de la planta potabilizadora móvil que llegó desde Campo de Mayo, uno de los principales servicios que presta el Centro de Operaciones para la comunidad es la atención sanitaria.
En el Puesto Principal de Socorro se atiende a la población en general y a la tropa propia. "Es continuo el requerimiento. Hoy estábamos viendo que ha disminuido la cantidad de pacientes en comparación de ayer porque al mejorar las condiciones climáticas la gente está tratando de sacar el agua de sus casas. Pero todos los días atendemos entre 70 y 100 personas”, explicó la coronel Adriana Beatriz Roselló, quien presta servicios en la Oficina de Género del Comando de la IX Brigada.
Según explicó la médico militar, el puesto de atención sanitario funciona de 8 a 18 y cuenta con un staff integrado por médicos, enfermeros, chofer y ambulancia para el traslado de los pacientes. Y desde lunes, cuando comenzó su atención, ya atendió a más de 300 pacientes y colocó 500 vacunas que fueron provistas por la Secretaría de Salud de la Municipalidad.
La demanda fue tanta que ayer se quebró el stock, tanto de antrigripales como de antihepatitis A, por lo que esperan una nueva provisión.
A ese trabajo se suma la atención en profilaxis para prevenir enfermedades con el cuidado de la higiene personal y todo lo vinculado a las mascotas.

GASTROENTERITIS, LUMBALGIAS Y OTRAS PATOLOGIAS
Los tenientes médicos Matías Ciavarelli y Miguel Buezas son dos de los profesionales que ayer estaban en el Puesto Principal de Socorros. Ambos llegaron desde el Hospital Militar Central de Buenos Aires en comisión para prestar atención primaria.
Buezas explicó que además de la vacunación el objetivo "es brindar apoyo a la población. Más que nada informarla porque la gente con poca o mala información se asusta y por lo general no sabe a qué recurrir o no tiene herramientas”.
“Pero más allá de lo preventivo, la mayor cantidad de casos que se atendieron son gastroenteritis, por la potabilización del agua; lumbalgias, por el propio trabajo que están realizando los damnificados; y muchos cuadros de vías aéreas superiores, rinitis (alergias) por los vientos y las diferentes participantes contaminantes que se diseminan. También hay mucha gente con hipertensión y algunas derivaciones por insuficiencias respiratorias, pero de gente que ya cuenta con una enfermedad de base que no estaba bien controlada", detalló el teniente.
Ciavavelli, en tanto, reconoció que en este tipo de situaciones “el estrés juega un rol muy importante, con patología de base o sin patología de base. Obviamente si una persona es hipertensa viene con el estrés, exacerba su patología. Pero en la atención diaria se hace difícil calmar a la gente porque es lógico que esté nerviosa, con preocupaciones, por lo que también muchas de las consultas se resuelven escuchando, hablando, aconsejando”, señaló el teniente Ciavavelli, asegurando que también mucha gente se acerca para agradecer todo el trabajo realizado por el Ejército.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico