"El empresario pyme tiene que saber surfear cada ola"

Arturo Simone, CEO y presidente de RDA Renting, contó el origen de la empresa de gestión de flotas de autos corporativos. Analizó el presente económico.

Hace 5 años, Arturo Simone y otros socios fundaron RDA Renting, una empresa dedicada a la administración y gestión de flotas de vehículos coorporativos. El sistema está basado en otras experiencias que ya existían en varios países pero que aún no había llegado a la Argentina. Es un medio de compra y uso que incluye el costo de provisión del bien y los gastos habituales derivados del uso (seguros, impuestos, mantenimiento y reparaciones). Simone explica que el sistema permite a las compañías ahorrar costos superiores al 20% en el mantenimiento de la flota, además de desligarse de una tarea que no es la de su negocio.

Periodista: ¿Cómo surgió la empresa?
Arturo Simone: Muchos nos estaban consultando por este tipo de servicio. Los socios venimos de la industria automotriz y esto es una necesidad que veníamos detectando dentro del mundo corporativo.

P.: ¿Cómo ve la economía?
A.S.: Hay muchísimo lugar para mejorarla. Algunas cosas ya se han empezado a ver. Nosotros no vemos una foto, sino el largo plazo. Apoyamos al país porque creemos que tienen muchísima riqueza y muchas oportunidades. Más allá del momento este año invertimos $300 millones y no lo hubiésemos hecho si no pensáramos en el largo plazo. El empresario pyme tiene que saber surfear cada una de las olas que se presentan. Tenés que mirar a la distancia para saber cómo son las olas que vienen dentro de 3, 4 o 5 años.

P.: ¿Hay previsibilidad?
A.S.: No me preocupa si la hay o no, porque justamente uno aprende a surfear las olas cuando hay y cuando no hay previsibilidad. Uno ya se va haciendo coraza y aprende que hay peleas que tiene que dar y otras en las que hay que acomodarse, amoldarse y tratar de ser eficiente en el negocio. Podés pasarte el día llorando o simplemente pensar qué podés hacer para que las cosas te afecten menos o cómo ser más eficiente para ser más rentable a pesar de eso. Dejemos la Argentina del lamento para pasar a la del esfuerzo.

P.: ¿Mejoró el financiamiento?
A.S.: Hay que profundizarlo y mucho. Nosotros luchamos contra las mismas cosas hace 4 años. No es que ahora es la panacea; los problemas y los contratiempos son los mismos. En el mercado argentino, el tema del financiamiento y el apoyo a las pymes es muy bajo. Están dadas las condiciones, pero hay que ver cómo vamos implementando todos, el Gobierno y el empresariado, para que eso se transforme en realidad. Todos los empresarios tenemos que ser muy honestos en lo que queremos, trasmitir al Gobierno en qué estamos de acuerdo y en qué no, y ayudar para poder tener todos mejores herramientas.

P.: ¿Ve señales positivas de llegada de inversiones?
A.S.: No llegan al ritmo que se esperaba. Pero en los últimos viajes que he hecho o visitando a clientes, o hablando con fondos extranjeros, al menos la Argentina está otra vez en el radar. Hace 4 o 5 años cuando uno viajaba no te daban ni un café, y ahora te invitan a cenar, te piden que les cuentes qué está pasando en la Argentina. También creo que no hay que ser tan ansiosos, saber tratar a esos inversores, y no ahuyentarlos.

P.: ¿Eso es algo cultural?
A.S.: A veces no sabemos aprovechar. Cuando un inversor viene queremos hacer el mejor negocio del mundo en lugar de buscar la visión de largo plazo. Hay que dar seguridad y transparencia, para que encuentren un lugar sólido y de confianza. Si no, solo algunos pocos van a hacer buenos negocios. Hay veces que hay que sacrificar el bien personal por el bien común.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico