El enfrentamiento de dos bandas en La Floresta dejó dos heridos de bala

Las peleas entre dos grupos familiares en la zona alta de La Floresta recrudecieron en los últimos días. El jueves cerca de la medianoche, cuando la guardia de Infantería se marchó del lugar para colaborar con allanamientos de la Brigada de Investigaciones en otro sector de Comodoro Rivadavia, los grupos de "Los Palomos" y "Los Almonacid" se cruzaron en 12 de Octubre al 1.100. Se escucharon más de 15 tiros e hirieron a Leandro Almonacid, quien permanece internado en el Hospital Regional. Como venganza, a las 3:10 de ayer el grupo al que pertenece el herido secuestró a un adolescente de 17 años del bando rival. Después de balearlo en sus dedos índices, rodillas y pies, lo tiraron en la zona de quintas del Máximo Abasolo. Hay dos detenidos por daños y enfrentamientos con la policía.

En la pugna por el dominio del territorio en la zona alta del barrio La Floresta ya no hay tregua que dure. Vecinos ajenos a los enfrentamientos entre "Los Almonacid" y "Los Palomos" viven sumidos en el miedo de que una bala perdida termine con la vida de cualquier inocente.
La pelea que según la policía mantienen esas dos familias y sus allegados, tuvo un nuevo capítulo de extrema violencia entre la medianoche del jueves y la madrugada de ayer. Terminó con dos jóvenes con heridas de bala. Uno de ellos presenta graves lesiones que lo mantienen al borde de la muerte. El otro fue secuestrado en la calle y luego torturado, ya que le asestaron seis disparos en todas las extremidades para luego dejarlo tirado en un descampado.
Para volver a enfrentarse, los dos grupos en conflicto esperaron a que la guardia de Infantería -que desde hace unos días permanece apostada en el lugar como medida preventiva reclamada por los vecinos- se retirara para colaborar con allanamientos que la Brigada de Investigaciones realizó de noche en las 1.008 Viviendas.
Sobre las 23:30 del jueves la policía recibió cuatro llamados telefónicos de habitantes de la zona alta de La Floresta que alertaron que en calle 12 de Octubre había detonaciones de arma de fuego.
Según los testimonios recabados por las fuerzas del orden, "Los Almonacid" habían ido a balear la casa de "los Palomos". En el lugar la policía secuestró 16 vainas de calibre 40, una munición de alto poder de fuego.
Quince minutos después de ese tiroteo, la policía tomó conocimiento de que un joven ingresó al Hospital Regional herido de bala. Fue identificado según las fuentes oficiales como Marcelo Leandro Almonacid, de 25 años, y se presume que fue baleado en el tiroteo con "Los Palomos". Al cierre de esta edición permanecía en estado delicado con heridas que le complicaban el bazo, los intestinos y todo el tracto digestivo.
La policía intentó entrevistar a un allegado de la víctima en el Hospital Regional y según fuentes oficiales éste les respondió: "yo voy a hablar sólo si mi hermano se muere; si no vamos a arreglar todo nosotros".
Con ese preaviso, no extrañó entonces que los enfrentamientos en la zona alta siguieran en la madrugada de ayer. Media hora después del ingreso de Almonacid al hospital, la policía de la Seccional Cuarta que estaba en el lugar de los tiroteos -en 12 de Octubre y Mburucuyá- intentó repeler la acción de unos cinco jóvenes que salieron de la casa de "Los Palomos" y que protagonizaron una lluvia de piedras contra las viviendas de Chaco, casi Los Robles.
El grupo agredió a los policías que intervenían y se produjeron detenidos. Uno de los que tiraba piedras avisó: "ahí adentro lo tienen a mi hermano". En el lugar fueron detenidos Javier Palomo y Pablo Oyarzún, que quedaron a disposición de la Justicia por daños.

LO SECUESTRARON
Y LO BALEARON
Los agresores habían intentado rescatar a uno de su grupo, un joven de 17 años que hace pocos días había sido detenido robando en un departamento del barrio Centro. De acuerdo a lo que investiga la policía, el adolescente fue secuestrado y se presume que fue por parte del otro grupo en pugna después de la agresión a Leandro Almonacid.
Sobre las 3:10, el joven fue hallado en un descampado de la zona de Quintas del barrio Máximo Abásolo. Un llamado alertó a personal de la Seccional Séptima sobre una persona herida de arma de fuego en ese sector.
Al joven que lo habían subido a un auto, lo abandonaron en ese lugar después de haberlo baleado en las manos, rodillas y pies. Le asestaron en total seis disparos, para finalmente dejarlo tirado en la manzana 143, Lote 18 cerca del campo de doma.
Fue hospitalizado y ayer a la tarde ya estaba en su casa con sus extremidades vendadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico