El escándalo de los "sobres" salpica al jefe de la Bonaerense

Luego de la detención de nueve ex jefes de comisarías acusados de recaudar dinero, el fiscal Marcelo Martini dijo estar convencido de que los sobres con dinero ilegal desafiaban la ley de gravedad "porque iban todos para arriba".

El fiscal platense Marcelo Martini pedirá esta semana a la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense que investigue si el jefe de la policía provincial, comisario general Pablo Bressi, conocía las maniobras por las que están detenidos nueve ex jefes de la fuerza acusados de recaudar dinero ilegal.
Fuentes judiciales informaron a Télam que entre mañana y el jueves, el fiscal Martini también solicitará al auditor general Guillermo Berra que se investigue al superintendente de la región, Fernando Grasso.
El viernes, el propio Martini dijo estar convencido de que los sobres con dinero ilegal desafiaban la ley de gravedad "porque iban todos para arriba".
Ese mismo día fue detenido el noveno ex jefe policial imputado en la causa, Julio Sáenz, quien estaba a cargo de la comisaría 6ª de La Plata.
Según las judiciales, tras ser apresado en una vivienda de las calles 5 y 80 de la capital bonaerense, Sáenz se negó a declarar ante el fiscal Martini, quien sospecha que el dinero de los sobres investigado proviene de la recaudación del juego clandestino, la droga y la prostitución.
Por estos hechos también están imputados y detenidos el ex titular de la Jefatura Departamental La Plata, Darío Camerini; el ex segundo jefe de dicha dependencia, Roberto Carballo; el ex secretario, Walter Skramowskyj; el ex jefe de calle, Ariel Huck; el ex jefe de la comisaría 3ª de Los Hornos, Sebastián Cuenca; de la 12ª de Villa Elisa, Raúl Frare; de la 16ª de Villa Ponsati, Federico Máximo Jurado; y de la 2ª, Sebastián Velázquez.
Los nueve ex jefes policiales están imputados de "asociación ilícita" y actualmente permanecen alojados en una dependencia del partido bonaerense de Berazategui, sin contacto con detenidos civiles, dijeron los informantes.
Los acusados quedaron presos luego de que el miércoles pasado la Cámara de Apelaciones de La Plata convalidó las órdenes de detención solicitadas por el fiscal Martini y dispuestas por la jueza de Garantías Marcela Garmendia, las cuales habían sido recurridas por las defensas.
Ocho de los imputados fueron detenidos ese mismo día, mientras que Sáenz estuvo prófugo hasta el viernes.
El jueves, Camerini, Carballo, Skramowskyj y Huck, fueron indagados por el fiscal de la causa y negaron haber recibido dinero ilegal, en tanto que Cuenca, Frare, Jurado y Velázquez hicieron uso de su derecho de no declarar.
Cuenca es el único de los imputados que cuenta con una defensa oficial y su mujer escribió en su muro de Facebook "cuando hable se viene el terremoto".
En tanto, Camerini, Carballo, Skramowskyj y Huck son representados por el abogado particular Oscar Salas, quien el viernes pasado presentó un pedido de excarcelación por considerar que estos cuatro se ajustaron a derecho, que no hay peligro de fuga y que la causa carece de pruebas para que permanezcan en prisión.
Mientras que el letrado Daniel Mazzochini, quien defiende a jurado, Frare, Velázquez y Sáenz, sostuvo que las detenciones de estos policías son nulas ya que las partes no fueron notificadas previamente de la resolución de la Cámara de Apelaciones que convalidó las órdenes de la jueza Garmendia.
"Esto recién empieza y hay que ir poco a poco", dijo a Télam el fiscal Martini en referencia a que las maniobras investigadas alcancen a los estamentos superiores de la Policía bonaerense.
La investigación se inició a principios de año a partir de una denuncia anónima que advirtió a Asuntos Internos que Camerini recaudaba unos 200.000 pesos por mes en coimas.
Ante esa situación, el 1 de abril se realizó un procedimiento en la Jefatura Departamental de La Plata, situada en calle 12, entre 60 y 61, donde se secuestraron 36 sobres numerados con 153.700 pesos en total.
De acuerdo a los pesquisas, en cada uno de los sobres incautados estaba escrito de qué repartición provenía.
Para el fiscal Martini resulta por lo menos inverosímil que los máximos responsables de la fuerza no estuvieran al tanto de un manejo irregular de fondos de parte de sus subordinados, sobre todo cuando esto pasaba en la misma dependencia en la que trabaja uno de ellos.
En tanto, el juez Alejandro Villordo de la Cámara de Apelaciones platense consideró en el fallo del miércoles pasado que se trata de "una organización con permanencia y estructura jerarquizada, con férreas normas de funcionamiento interno, donde el poder decisorio recae en la cúpula, quien además posee una multitud de medios y sujetos dispuestos para llevar a cabo sus fines".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico