El Estado Islámico reivindicó el atentado en Alemania que hirió a 15 personas

El hombre, un sirio de 27 años a quien se le había negado una solicitud de asilo y debía ser deportado a Bulgaria, hizo explosionar una bomba casera que hirió a 15 personas.


La agencia de noticias Amaq, vinculada al grupo yihadista Estado Islámico (EI), aseguró ayer que el joven suicida que detonó un artefacto explosivo en la localidad de Ansbach, en el sur de Alemania, actuó a petición de la organización.
"El autor de la operación de martirio en Ansbach es uno de los soldados del EI", señala la agencia, que añade que llevó a cabo esta operación "en respuesta a los llamamientos (del EI) a atacar a los países de la coalición (internacional) que lucha contra el EI" en Irak y en Siria.
La agencia emitió un breve comunicado en las redes sociales en el que cita a una fuente de seguridad anónima y no ofrece más detalles sobre el joven.
El gobierno alemán, aún inmerso en la conmoción causada por un nuevo posible atentado -el tercero en sólo una semana-, había informado que el joven sirio inmolado el domingo cerca de una fiesta durante la noche, había jurado lealtad al Estado Islámico (EI), lo que hace pensar que podría haber sido de "un ataque terrorista".
"En el celular del hombre se encontró un video con una amenaza en árabe en la que, según una traducción provisional, anuncia un atentado contra Alemania en nombre del Islam", anunció el ministro del Interior del estado alemán de Bavaria, Joachim Herrmann, en una conferencia de prensa, citada por la agencia de noticias EFE.
El funcionario además informó que el joven sirio, que también declaró su lealtad al líder de la milicia Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, juró "vengarse por la muerte de musulmanes" en el video. Además, encontraron que tenía seis perfiles de Facebook, dos celulares y varias tarjetas SIM.
Casi simultáneamente, en una comparecencia en Berlín, el ministro federal del Interior, Thomas de Maiziére, había dicho que no se podía descartar ni que hubiera una motivación terrorista ni que el acto hubiese estado suscitado por la inestabilidad psíquica del hombre.
El hombre, un sirio de 27 años a quien se le había negado una solicitud de asilo y debía ser deportado a Bulgaria, hizo explosionar una bomba casera que hirió a 15 personas.
Además, había intentado suicidarse dos veces y había estado en tratamiento psiquiátrico.
El solicitante de asilo sirio, procedente de la ciudad de Alepo, en el norte de ese país, tenía además un ordenador portátil con imágenes de violencia relacionadas con el grupo terrorista.
Asimismo, los investigadores han hallado diversos materiales susceptibles de ser utilizados para fabricar bombas en la habitación que ocupaba en un albergue de Ansbach.
Según la autopsia, el hombre de 27 años tenía "heridas de guerra" en las piernas y los pies, aunque todavía se está investigando si había participado en combates en Siria.
El joven llegó a Alemania hace dos años y su solicitud de asilo fue rechazada hace uno, por lo que debía ser deportado a Bulgaria, pero actualmente residía en un albergue de refugiados. Contaba con antecedentes policiales, había intentado suicidarse dos veces y había estado en tratamiento psiquiátrico.
El domingo, hizo explosionar una bomba casera que hirió a 15 personas en las cercanías de un festival de música al aire libre en Ansbach, localidad de alrededor de 40.000 habitantes del estado de Baviera, en el sur de Alemania.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico