El Estado Islámico vuelve a golpear Francia: toma rehenes en una iglesia y mata a un cura

El grupo terrorista aseguró que ambos secuestradores llevaron a cabo esta operación "en respuesta a los llamamientos a atacar a los países de la coalición cruzada", en alusión a la alianza internacional que ataca posiciones yihadistas en Irak y Siria.

Dos hombres armados con cuchillos ingresaron a una iglesia próxima a Rouen, en el norte de Francia, tomaron rehenes y degollaron al sacerdote, en un hecho que fue calificado por el presidente francés, Francois Hollande, como obra de “terroristas que reivindicaron pertenecer al Estado Islámico”.
El ataque, que sacudió a Francia a 11 días del atentado de Niza que cobró más de 80 vidas, se inició cuando dos hombres irrumpieron en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray por la puerta trasera, degollaron al cura e hirieron a otras tres personas, antes de ser abatidos tras la intervención de la Brigada de búsqueda e intervención (BRI) de Rouen, en la región de Normandia.
Una de las monjas que fueron testigo del asalto a la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray en Francia contó cómo los asaltantes filmaron el asesinato del sacerdote de 84 años, que comparó con una auténtica ejecución. “Lo obligaron a arrodillarse. Intentó defenderse y entonces empezó el drama”, dijo en declaraciones a la emisora RMC. Entonces los atacantes filmaron la escena. “Hicieron una especie de sermón en árabe en el altar. Fue horrible”, explicó la monja y señaló que el sacerdote era una persona maravillosa.
El asesinado fue el padre Jacques Hamel, según un comunicado del arzobispado local. Hamel trabajaba desde hacía 10 años en esa iglesia, y era muy apreciado por los vecinos, según el vicario general de la archidiócesis de Ruán, Philippe Maheut, citado por la agencia de noticias EFE. Uno de los atacantes estaba fichado por la policía y llevaba un brazalete electrónico para tenerlo controlado.
Según informó una fuente judicial a la emisora France Info, el hombre, cuya identidad aún no ha sido confirmada al igual que la de su compañero, tenía permiso para salir de casa de sus padres, donde residía.
El extremista había sido encarcelado en prisión preventiva en 2015, cuando fue abortado en Turquía su intento de unirse al EI en Siria. Sin embargo, en marzo de este año quedó libre, controlado desde entonces por el brazalete electrónico, indicó el diario Le Figaro.
Por su parte, el diario suizo La Tribune aseguró que uno de los autores presuntos del atentado, un francés de 19 años, había sido arrestado en el aeropuerto de Ginebra el 14 de mayo de 2015, rechazado por Turquía.
Por su parte, el presidente de Francia, Francois Hollande, aseguró tras el ataque del Estado Islámico en una iglesia de Normandía que “debemos llevar adelante la guerra contra el EI por todos los medios”.
“Les aseguro que vamos a ganar esta guerra”, afirmó el presidente de Francia durante un discurso solemne en el Elíseo. “Matar a un sacerdote significa profanar a la República”, amplió el mandatario socialista.
En tanto, la agencia Amaq, vinculada a los yihadistas del Estado Islámico (EI), reivindicó a los autores como “soldados del EI”.
La agencia señaló que ambos secuestradores llevaron a cabo esta operación “en respuesta a los llamamientos a atacar a los países de la coalición cruzada”, en alusión a la alianza internacional que ataca posiciones yihadistas en Irak y Siria.
Hollande, desde el sitio mismo de los hechos, afirmó posteriormente que degollar un sacerdote es un “innoble atentado terrorista” y que “debemos llevar adelante la guerra contra el EI por todos los medios”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico