El ex titular de la AFI pidió investigar y sancionar a los responsables de filtrar las escuchas

El extitular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en el kirchnerismo, Oscar Parrilli, reclamó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que se sancione al responsable administrativo de la difusión de las escuchas telefónicas de sus conversaciones con la ex presidenta Cristina de Kirchner luego de haber recusado al juez federal Ariel Lijo en la causa que lo investiga por supuesto encubrimiento del ex prófugo Ibar Pérez Corradi.

El área de escuchas judiciales depende directamente de la Corte Suprema de Justicia nacional.
En el escrito ante la Corte, Parrillli recordó que el máximo tribunal "es responsable del Departamento de Interceptación de Comunicaciones, y, en este caso, está en riesgo la credibilidad del Poder Judicial de la Nación, y con ella, el último eslabón de protección de los derechos de las personas".
En el texto dirigido al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, Parrilli pidió que "se apliquen las sanciones administrativas que correspondan" a quien se determine fue responsable de la difusión del audio de una escucha ordenada por Lijo en la que Cristina trató al ex titular de la AFI de "pelotudo", según el texto al que accedió Télam.
Por otro lado, Parrilli acusó al Gobierno de montar "una especia de Gran Hermano nacional" con el objetivo de "amedrentar a dirigentes opositores" y generar "un temor social", a raíz de la difusión en los medios conversaciones que mantuvo con la ex presidente Cristina de Kirchner, de las cuales además aseguró que están "adulteradas".
"Estamos en presencia de una triple alianza, una triple infamia entre medios, sectores del poder judicial y servicios de inteligencia, todo monitoreado por el presidente Macri y el ministro de Justicia, Garavano, que son más que especialistas en escuchas ilegales", disparó Parrilli en declaraciones al programa "El Destape", que se trasmite por Radio 10.
"Están cortando y pegando los audios, los están manipulando, siguen saliendo y nadie hace nada para pararlo", se quejó Parrilli y agregó que "los jueces miran los pajaritos y dejan que los servicios de inteligencia tengan estas grabaciones". "Hoy hay grupos de tareas, formados por sectores del poder judicial, de los medios, y de los servicios de inteligencia, para procesarnos y meternos presos, pero no nos vamos a callar la boca", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico