El exceso de azúcar en la adolescencia lleva a un riesgo de alteración cerebral

Una reciente investigación advierte que el placer posterior de las golosinas durante la edad adulta, se ve reducido en aquellos que los consumieron en demasía cuando eran jóvenes.
Demasiado azúcar consumido durante la adolescencia podría alterar el circuito de recompensa del cerebro. Esta es la conclusión a la que se ha llegado en un nuevo estudio en ratas. Los resultados de la investigación podrían aportar pistas clave para averiguar cuáles son exactamente los impactos a largo plazo del consumo excesivo de alimentos azucarados en esta etapa del desarrollo, más allá de la obvia consecuencia del sobrepeso y trastornos relacionados.
La investigación, realizada por el equipo de la Dra. Martine Cador, de la Universidad de Burdeos en Francia, muestra que el disfrute posterior de tales alimentos, durante la edad adulta, se ve reducido en aquellos que los consumieron más de la cuenta cuando eran jóvenes.
Cador y sus colegas encontraron que esta reducción en la sensación de gratificación se relaciona con una actividad disminuida en uno de los centros clave del circuito de recompensa del cerebro, llamado núcleo accumbens.
Tales alteraciones duraderas podrían tener importantes repercusiones relacionadas con desórdenes del circuito de recompensa, incluyendo las que a veces conducen a trastornos alimentarios o incluso a la drogadicción.
A pesar del incremento notable en el consumo de alimentos de sabor dulce durante la adolescencia, las consecuencias a largo plazo que tal sobreexposición a lo dulce tiene sobre el circuito de recompensa del cerebro y el procesamiento por este de las sensaciones gratificantes, siguen siendo poco conocidas, advierte al respecto Cador.

Fuente: NCYT

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico