El extraño animal que huele a pochoclos

Un estudio científico realizado por la Universidad de Duke, detectó que el Manturón - que vive en Asia - tiene un particular aroma a pochoclos, pero ¿a qué se debe?

Investigadores de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, analizaron muestras de orina recogidas durante los exámenes físicos de rutina de 33 ejemplares de Manturón-también conocido como binturong o gato osuno negro- en el Carolina Tiger Rescue, un santuario de vida silvestre sin fines de lucro en Pittsboro, Carolina del Norte.

Según la revista Naturwissenschaften (Ciencia de la Naturaleza), los científicos utilizaron una técnica llamada cromatografía de gases-espectrometría de masas para identificar 29 compuestos químicos en la orina de los manturones.

Los estudios confirmaron que el compuesto que emanaba de cada muestra fue 2-acetil-1-pirrolina, o 2-AP, el mismo compuesto que da su tentador aroma de los pochoclos con mantequilla.

Y además descubrieron que el 2-AP fue uno de los pocos compuestos que persistió y se hizo más dominante con el tiempo. Y que los machos segregan más de esa sustancia que las hembras.

El compuesto 2-AP se forma normalmente en los pochoclos durante el proceso de explosión, cuando el calor causa reacciones entre azúcares y aminoácidos en los granos de maíz. La cocción produce una variedad de nuevas moléculas de olor y de sabor en una reacción química llamada la reacción de Maillard. El mismo compuesto también es responsable de los agradables aromas de las tostadas y el arroz cocido.

"Para hacer este compuesto, tenés que utilizar temperaturas por encima de lo que la mayoría de los animales pueden lograr fisiológicamente", comentó Christine Drea, profesora de Antropología evolutiva en Duke, quien se preguntó: "¿cómo consiguen estos animales este olor a cocina sin cocinar?".

Tras buscar la respuesta en sus alimentos, los investigadores no hallaron ninguna sustancia que explique ese fenómeno a partir de la ingesta. Entonces apuntan a otra hipótesis, y es que que el 2-AP se produce cuando la orina del binturong entra en contacto con las bacterias y otros microorganismos que viven en la piel, el pelaje o el intestino del animal.

Por otra parte, se sabe que los manturones son animales solitarios que rara vez se encuentran cara a cara, así que utilizan su particular aroma como tarjeta de visita para marcar su territorio y atraer a potenciales parejas. Orinan en una posición curiosa, no muy pudorosa: en cuclillas, empapando sus pies y espesas colas durante el proceso. Después, arrastran sus colas cuando se mueven en los árboles, dejando un rastro de olor en las ramas y las hojas detrás de ellos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico