El extraño caso del "bebé anciano": nació cubierto por arrugas y pelo

Un curioso caso conmueve al mundo: un bebé nació cubierto por pelo y muchas arrugas, que le da un aspecto extraño, similar al de un anciano.

"No se parece en nada a un recién nacido. Tiene varios rasgos de envejecimiento como muchas arrugas y piel arrugada", indicó uno de los médicos que lo atendió en referencia a la rara afección que sufre el recién nacido, progeria.
El padre del bebé, Biswajit Patro, declaró a la prensa: "sólo podemos agradecerle a Dios. No hay por qué estar descontentos por la apariencia de mi hijo". Y agregó: "lo aceptamos como es. Estamos muy felices de tener un bebé varón en casa".
"Ya habíamos sido bendecidos por una hija. Ahora somos una familia de cuatro, qué más podemos pedir", concluyó.

PROGERIA, EL SINDROME DE ENVEJECIMIENTO PREMATURO
También llamado síndrome de Hutchinson-Gilford o progeria, es un cuadro caracterizado por una aceleración en el proceso natural de envejecimiento, que se produce en estos individuos en edades tempranas de la vida. Este proceso de envejecimiento se produce entre 5 y 10 veces más rápido de lo habitual, por lo que estos pacientes se ven afectados desde la infancia. Son niños sin retraso mental, con baja altura.
La esperanza de vida de estos pacientes es corta, nunca supera los 30 años, con un promedio entre los 14 a 15 años. Su muerte ocurre generalmente en la adolescencia, la mayoría de las veces por enfermedades cardiovasculares.
Causas e incidencia
Actualmente se desconocen con exactitud las causas que aceleran el proceso de envejecimiento, aunque hay estudios que parecen indicar que esta enfermedad podría ser causada por un gen mutante autosómico dominante que haría inestable al núcleo de las células del organismo acelerando el proceso de muerte celular.
Lamin A es el nombre del gen recientemente identificado como el causante de algunos tipos de progeria. La función del producto de este gen es desconocido, pero se piensa que estaría involucrado en la supresión del fenotipo de envejecimiento. Al encontrarse alterado, este gen no cumpliría bien su función supresora, fallando en último caso el proceso de frenado del envejecimiento.
La progeria sería en este caso una enfermedad genética, lo que no significa que tenga que ser necesariamente una enfermedad hereditaria. La mayoría de los casos se producen por mutaciones esporádicas, es decir mutaciones que se producen en el gen del individuo afectado, y no transmitidas por sus progenitores.
La incidencia de la progeria clásica ha sido estimada en 1/8 000 000 de recién nacidos vivos. No se ha evidenciado preferencia por ningún sexo en particular, pero se han comunicado muchos más pacientes de raza blanca (97% de los pacientes afectados).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico