El feriado puente tuvo un pobre nivel de ventas en los comercios céntricos

Comerciantes de la zona céntrica coincidieron en que el movimiento de clientes fue relativamente bajo y que "no valió la pena haber trabajado" ayer. La jornada tuvo un pequeño crecimiento de concurrencia a partir de las 17, pero el público realizó más consultas que compras. Los comercios más beneficiados fueron los que ofrecieron liquidaciones de temporada.

El pago de los salarios de junio a los trabajadores más el ingreso extra del medio aguinaldo se mostraba como la combinación perfecta para que los comerciantes comodorenses abrieran sus puertas durante el feriado puente de ayer, con la expectativa de repuntar las ventas.
Lo cierto es que en el casco céntrico las tiendas abrieron sus puertas en horario normal, pero el movimiento de clientes no fue el esperado a tal punto que en determinados casos no tuvieron ni siquiera una consulta que atender.
"No tuvimos movimiento. La mañana estuvo totalmente parada. Ni siquiera la típica pregunta por un par de zapatillas. Nada. La verdad que no valió la pena haber trabajado porque más que ganar perdimos rotundamente en todos los sentidos", sostuvo una encargada de Quonam.
El panorama de la mañana hizo dudar a los dueños de los comercios en abrir durante la tarde o darle descanso a sus empleados ya que las expectativas no eran las mejores.
Otros en cambio, decidieron apostar a partir de las 15 debido a la crisis que se viene manteniendo en los últimos meses. "Sabemos que la situación no es la mejor y que todo está muy tranquilo a diferencia de otros años, por eso decidimos no atender durante la mañana y dedicarnos a trabajar a la tarde", explicó Diego Fueyo, responsable de Soho.
La estrategia rindió sus frutos, pero solo en determinados productos ya que "la gente busca precios y ya no compra sin preguntar. Nosotros tuvimos movimiento porque pusimos liquidaciones sino no hay ventas. Esto está tan parado que muchas veces asusta, pero hay que rebuscárselas como se pueda", detalló Fueyo.

TARDE DE CONSULTAS
Los comodorenses comenzaron a frecuentar el centro a partir de las 17, pero su visita a las tiendas era más para consultar precios que para comprar. El desfile de bolsas con productos ya no es una postal tan corriente durante los feriados en esta ciudad.
El dinero del aguinaldo tampoco se hizo sentir ayer debido a que todavía existe la duda sobre el panorama de los próximos meses. "La gente trata de cuidar lo poco que le deja el incremento de las cosas. Uno puede observar que hay cierto resguardo por parte de la población y que cambió su hábito de compra. Con otros aguinaldos era una cosa de abrir y no para de cobrar. Ahora no pasó nada. Ni se sintió.", subrayó Julio Bulacio, encargado de La Compañía.
El pobre nivel de ventas de ayer determinó que muchos de los comerciantes no abran sus puertas hoy y otros solo trabajen por la tarde, teniendo en cuenta que durante la mañana se desarrollará por la calle San Martín el acto central por el Bicentenario de la Independencia, lo que también afectará el desplazamiento por las calles aledañas.
"No valió la pena trabajar hoy y tampoco lo valdrá mañana, que es el verdadero feriado, y la comunidad seguramente tenderá a quedarse en su casa. Lamentablemente, abrir durante un feriado en Comodoro, hoy en día es una lotería donde te puede salir mal la jugada. Esperemos que esto mejore porque si no vamos a tener más tiendas cerradas que abiertas", detallaron vendedores de Al Límite.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico