El Gobierno celebró el acuerdo para negociar un bono de fin de año

En tanto, los gremialistas pidieron que se cumpla el acuerdo. Uno de los tres secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, afirmó que "los empresarios tienen que abrir la billetera y cumplir con lo que se ha pactado".

Funcionarios del Gobierno nacional celebraron ayer el acuerdo alcanzado el jueves entre el Ejecutivo, empresarios y dirigentes gremiales para abrir negociaciones por un bono extraordinario de fin de año con un piso de 2 mil pesos, al entender que de esta forma "los trabajadores se verán compensados" frente a los aumentos que se registraron en la segunda mitad del año.
Sin embargo, los dirigentes gremiales reclamaron que los empresarios cumplan con el compromiso de otorgar esta suma fija por sector, en tanto que desde algunas cámaras patronales pusieron reparos en torno al pago de este beneficio, acordado ayer en la primera reunión de la denominada mesa del Diálogo por la Producción y el Trabajo.
"Teniendo en cuenta que el promedio de negociación paritaria salarial fue del 34 por ciento, habilitamos que se negocie entre las partes con una base de referencia de 2.000 pesos", explicó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en declaraciones a radio Mitre.
El funcionario subrayó que el Ejecutivo acompañó esa idea "para compensar el 2016 y comenzar el 2017 con un escenario de mayor previsibilidad", y recordó otras medidas tomadas por el Ejecutivo en el mismo sentido, como la exención del pago de Ganancias al medio aguinaldo de diciembre que no supere los 15.000 pesos, la devolución del IVA a jubilados, la suba de las asignaciones familiares y el ajuste de las jubilaciones mal liquidadas.
"Tratamos de que todos nos ayudemos para que tengamos una situación donde terminar el 2016 con esta transición que hemos vivido y arrancar el 2017 con una inflación más controlada y que la paritaria no lleve el arrastre de la inflación anterior", afirmó el funcionario.
Por su parte, el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, aclaró que "ni por ley ni por decreto" el Gobierno implementará una medida que suspenda los despidos en el ámbito privado y estatal.
"Esas herramientas producen un efecto totalmente contrario ya que actúan generando una situación de pánico que no se condice con la realidad, porque desde enero pasado el empleo se está recuperando", observó Quintana en declaraciones a Radio La Red.
Consultado sobre la concreción del otorgamiento del bono de fin de año, Quintana respondió que "es muy difícil responder con una regla unánime".
"Hay gremios como el de Comercio o de la Construcción que habían cerrado durante la primera mitad del año una paritaria por semestre y ahora van un acuerdo por el segundo, y en la discusión que tienen ahora está contemplada una compensación por todo el año", ejemplificó.
En tanto que uno de los tres secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid, afirmó que "los empresarios tienen que abrir la billetera y cumplir con lo que se ha pactado".
Schmid consideró que el acta rubricada el miércoles por el Gobierno, la CGT y los empresarios significó "cerrar el pendiente de la negociación que se inició la semana anterior" y ponderó que los acuerdos alcanzados volcarán "una buena cantidad de recursos al consumo interno" para dinamizar "una economía que está planchada".
"Las obligaciones siempre han sido bastante relativas en un país donde muchas veces se violan los decretos y no se respetan las leyes, pero espero que se discuta en cada uno de los lugares donde se ha plasmado esta firma, porque de lo contrario va a haber problemas", advirtió.

HABRA BONO
PARA ESTATALES
En tanto que el secretario adjunto de la CGT y titular de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, ratificó que los trabajadores estatales cobrarán un bono a fin de año.
"La confirmación de que los estatales nacionales van a tener un bono está acordada. El anuncio lo llevaremos a cabo en los próximos días", apuntó Rodríguez.
Otras de las voces que no participaron de este cónclave es la del presidente de la Federación Económica de la Ciudad de Buenos Aires, Raúl Zylbersztein, quien le indicó a Télam que "la mesa que negoció del jueves no tiene representatividad porque las pymes, centralizadas en tres grandes entidades como son la CAME, APYME y CGERA, no fueron convocadas".
"Si las Pymes representan el 80 por ciento de los trabajadores, ningunearnos es un absurdo. Por otra parte, que no aseguren esos 2.000 pesos y después se tenga que negociar en paritarias, es trasladar un problema a una mesa futura, donde no tiene que haberlo ya que la baja del poder adquisitivo de los trabajadores redunda en el salario de los trabajadores, es decir, estamos del mismo lado del problema, entonces, ¿cómo puede ser que podamos resolverlo?", se preguntó.

"NO" A PAGAR EL BONO
En ese sentido, el presidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, adelantó que el sector textil "no" podrá otorgar un bono de fin de año para los trabajadores del rubro porque "el nivel de actividad cayó un 25 por ciento debido a que se cayó el poder adquisitivo de la gente" y además varios artículos fueron "sustituidos por importaciones".
El empresario destacó en declaraciones a Radio Nacional que "la industria no está pasando por un buen momento" y que en particular, en el sector textil, existe "entre un 45 y 60 por ciento ocioso, gente que no está trabajando. Y para nosotros, en este momento, es fundamental mantener primero su fuente de trabajo".
Luego de discusiones, las cámaras de comercio y el gremio de mercantiles que comanda Armando Cavalieri firmaron el segundo tramo de la paritaria con un aumento salarial de 19% sin bono.
Según habían adelantado fuentes sindicales a ámbito.com, el titular de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicio (Faecys) mantuvo su palabra anterior al encuentro del Gobierno, la CGT y seis cámaras patronales en el Museo del Bicentenario y resignó el pago de un extra de fin de año a cambio de incrementar el porcentaje de suba del 15% al 19%.
El presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Osvaldo Cornide, salió de inmediato a advertir que el bono para Comercio estaba dentro del 19% y que de ninguna manera pagaría otro por encima de ese porcentaje. Es más, amenazó con impugnar ante la Justicia un eventual decreto presidencial que universalice un bono mínimo.
La rúbrica se llevó a cabo ayer en una reunión entre Cavalieri, Cornide y el titular de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Jorge Di Fiori. Firmaron en la sede de la CAC el segundo tramo de la paritaria, que sumado al aumento de 20% de abril totalizará 39% para el período 2016-2017, apenas 1% por arriba de la inflación estimada por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, de diciembre de 2015 a diciembre 2016.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico