El Gobierno declaró la emergencia eléctrica hasta el 31 de diciembre de 2017

"Estamos convencidos de que podemos estar dando ejemplos o instrucciones a la población para que evitemos el uso del aire acondicionado y no lo usemos a temperaturas extremas", dijo el ministro.

El Gobierno nacional decretará la situación de "emergencia eléctrica" para todo el país hasta el 31 de diciembre de 2017, a fin de tomar medidas que permitan evitar "un colapso" del sistema, según lo anunció ayer, el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren.
"No estoy para alarmar sino para reconocer la realidad", afirmó Aranguren durante una conferencia de prensa brindada esta tarde en la Casa de Gobierno.
La medida será instrumentada a través de un decreto de necesidad y urgencia que fue elevado a la firma del presidente Mauricio Macri, ante la "precaria" situación energética del país, precisó el ministro.
Aranguren dijo además, que el decreto también permitirá instruir al Ministerio de Energía a "que desarrolle y proponga las medidas correctivas para resolver la situación y asegurar un suministro eléctrico en condiciones adecuadas".
El titular de la cartera energética evitó referirse a cambios en el cuadro de las tarifas eléctricas o en la política de subsidios vigente.
La situación de emergencia decretada en el sector eléctrico apunta a "reconocer un problema" y trabajar en la implementación de medidas "para resolver", expresó Aranguren.
"Esto no es para alertar, sino simplemente para reconocer un problema y para que podamos implementar las medidas necesarias para poder resolver un problema que hoy por hoy están siendo evidenciados cada vez que suben las temperaturas y se suceden los cortes de luz", detalló.
Aranguren reconoció que los problemas existentes "son de distribución" y no de generación, e instó a la población a tomar medidas de ahorro de energía.
"Estamos convencidos de que podemos estar dando ejemplos o instrucciones a la población para que evitemos el uso del aire acondicionado y no lo usemos a temperaturas extremas", dijo.
También se refirió a las compañías distribuidoras que operan en la Ciudad de Buenos Aires y en el área metropolitana al afirmar que "la situación que vive Edesur es muy distinta de la situación de Edenor, por el estado de mantenimiento que tiene ese sistema eléctrico".
Añadió que ayer mantuvo reuniones con presidentes y gerentes generales de ambas compañías a fin de establecer un sistema de "anuncios preventivos" cuando sea necesario realizar un corte de suministro eléctrico.
"Va a estar informado en la página web del ENRE y cuando haya un accidente y no lo podamos prevenir, tenemos que aislar y atender el accidente para que se pueda resolver de la manera más rápida posible", agregó. Y señaló que ya convocaron al sindicato de Luz y Fuerza para trabajar "en una resolución inmediata" de los cortes.
Consultado sobre medidas de ahorro energético, el funcionario reconoció que "hoy el principal consumo es por los equipos de aire acondicionado", y por ese motivo descartó medidas como el apagado de iluminación en edificios públicos o cambiar el huso horario.
"En la medida en que no sea necesario por un problema de distribución vamos a evitar ese tipo de trastorno", afirmó. "En vez de 18 grados, podemos vivir con un aire acondicionado adecuado a 22 o 24 grados", concluyó.

"CONDICIONES
PARA RENEGOCIAR"
El funcionario evitó cargar contra las empresas por la falta de inversión en el sistema de distribución, aunque subrayó que "durante los últimos doce años se mantuvo un esquema que no estaba apegado a la ley respecto de la inversión y nos llevó al colapso". Sin embargo, aclaró que "los contratos con las distribuidoras siguen vigentes" y se buscará "condiciones para renegociar".
Aranguren descartó que en la reunión que mantuvo con las empresas eléctricas se haya hablado sobre el aumento de tarifas y subrayó que las distribuidoras no están en condiciones de reclamar porque perciben subsidios. Respecto del impacto de un futuro aumento en los bolsillos de los trabajadores, el titular de Energía sostuvo que "uno de los objetivos de la política económica del gobierno nacional es bajar la inflación a un dígito para que el salario rinda para pagar una tarifa que reconozca los costos de producción, transporte y consumo" de energía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico