El Gobierno llamó a sesiones extraordinarias por los cambios en la ley de ART

Mauricio Macri convocó a sesiones extraordinarias hasta fin de mes con un tema exclusivo: la reforma de la ley de Riesgos del Trabajo.

La iniciativa había sido aprobada en el Senado en diciembre y el Presidente la había sacado por DNU semanas atrás.

La decisión se tomó este martes tras una reunión entre la rama peronista del Frente para la Victoria en el Senado con el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.

El líder de Diputados estuvo junto al jefe de la bancada del PRO en esa Cámara, Nicolás Massot, y el titular del interbloque de Cambiemos, el radical Mario Negri. Por el ala PJ del FpV fue convocado el presidente del FpV-PJ en el Senado, Miguel Pichetto, quien participó acompañado por el senador por Buenos Aires Juan Manuel Abal Medina.

Durante el convite, los senadores le anticiparon a Monzó la necesidad de que la denominada ley de ART "siguiera el trámite legislativo normal para lograr una iniciativa sólida", según confiaron fuentes parlamentarias a Ámbito Financiero.

Los senadores siempre compartieron el fondo pero no la forma del DNU. El razonamiento es lógico de los legisladores -algo cada vez más casual para el peronismo que se aleja del kirchnerismo-, porque la decisión presidencial del decreto los dejaba ante dos panoramas con posibles argumentaciones válidas.

El primero era acompañar o abstenerse tanto en la bicameral que analiza los DNU -citada para hoy, con show de invitados gremiales y parlamentarios- como en el recinto (del Senado) para despejarle el camino al oficialismo y ayudarlo a ratificar el decreto.

La segunda opción era seguir a regañadientes al ultrakirchnerismo en su embate contra el macrismo por sentirse "traicionados" por el oficialismo, que negoció el aval de FpV en el Senado para luego gatillar un DNU y saltearse Diputados.

El sendero de Diputados se complicó en los últimos meses por el serpenteo descontrolado de Sergio Massa, que hasta se abrazó a fin de año al camporismo que comanda Máximo Kirchner para subirse al pedestal opositor del debate sobre Ganancias, luego desactivado por el Gobierno, en tándem con el peronismo -por momentos- racional.

Los operadores K deslizaron en los últimos días que los senadores del FpV-PJ Abal Medina, Mario Pais (Chubut) y Graciela de la Rosa se abstendrían hoy en la bicameral, aunque luego de la reunión de ayer, la definición cambió de color y se desplegaron las alas de las sesiones extraordinarias.

De esta manera, Casa Rosada cerrará la temporada estival de los DNU y el justicialismo -los senadores, que a su vez representan a los gobernadores- logarán un 2x1: desactivan la intención original del Gobierno y callan al ultrakirchnerismo, que preparaba cotillón para el show de hoy en la bicameral.

La CGT siempre estuvo de acuerdo con la aprobación del Senado. De hecho, cambiaron dos veces el proyecto original que envió Casa Rosada para dinamitar la "industria del juicio". Si Massa cumple con su palabra (ayer fue consultado y celebró la convocatoria, que también él exigía), será por ley.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico