El Gobierno mantiene su postura de no otorgar un bono a estatales

El Gobierno, a pesar de los reclamos de la CGT, sigue manteniendo su postura de no otorgar el bono a los empleados estatales. Tampoco está dispuesto a presionar al sector privado para que de una compensación por la inflación. "Es un tema entre privados", explican.
Respecto a extender el bono a estatales siguen argumentando que son los propios gobernadores quienes se oponen. "Hay provincias en donde los salarios representan el 60%", dicen.
Para dimensionar la importancia del costo fiscal de un bono a estatales caber mencionar que a junio de este año, el total de puestos de trabajo registrados en el sector público es de 3.458.448. El 66% de estos puestos de trabajo (2.277.662) corresponden a Empleo Público Provincial, mientras que el 21% a Empleo Público Nacional (739.097) y el 13% restante a Empleo Público Municipal (441.689), según datos de Economía y Regiones.
La sola mención de que se pudiera otorgar una compensación por inflación a los empleados estatales hizo que numerosos funcionarios provinciales llamaran a los despachos oficiales para preguntar si "la Nación los va a ayudar". La respuesta fue negativa, comentan en la Rosada. Este es el punto central por el cual el gobierno se mantiene firme respecto a un bono a estatales, "las arcas del Tesoro están bastante alicaídas", se quejan.
Respecto a la posibilidad de eliminar Ganancias sobre el aguinaldo en el Gobierno están de acuerdo en aplicarlo en los salarios hasta 45.000pesos, es decir es una respuesta acotada a la demanda sindical.
En tanto, si bien se generó mucha expectativa con la posibilidad de un encuentro entre la CGT y el presidente de la Nación, Mauricio Macri, lo cierto es que hasta el momento no figura en agenda. Sí se habla de un encuentro en el ministerio de Trabajo, con el titular de la cartera, Jorge Triacca hoy por la mañana.
Lo que trascendió es que en la reunión de Gabinete ampliado que se llevó a cabo por la mañana de ayer se conversó del llamado a un paro nacional y todos los asistentes coincidieron en que "no hay razones objetivas para un paro", según comentó una alta fuente del Gobierno. Hasta el momento daría la impresión de que el sindicalismo no está tan de acuerdo, aunque parece ser que hay un sector del gremialismo que no ve bien encarar una protesta en vísperas del encuentro de Macri con el Papa Francisco.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico