El hombre que denunció un robo en el corralón municipal ahora pide audiencia con el intendente

Fernando Almonacid pagó la multa por alcoholemia que le indicó el personal de tránsito municipal, pero se niega a aceptar el robo y los daños que sufrió su vehículo mientras estaba al resguardo en el corralón de Km 4. Por eso, radicó la denuncia y solicitó que el intendente Carlos Linares escuche su versión. ¿Linares lo recibirá?

Fernando hace 15 años es conocido en Comodoro por su trabajo como peluquero. El pasado mes de diciembre fue interceptado por personal de tránsito cuando se preparaba para hacer un viaje junto a su familia. En el control le detectaron que el nivel de alcohol en sangre era de 0,7, por encima del 0,5 permitido y procedieron al secuestro del vehículo.

Las irregularidades para Fernando aparecieron desde el primer momento del procedimiento: "no tuve posibilidad de llamar a nadie para que maneje en mi lugar, y no tuve posibilidad de sacar las cosas del auto", explicó a El Patagónico.

Asimismo, entre las pertenencias -que denuncia que fueron robadas del vehículo mientras estaba en el corralón- tenía: "equipos de pesca, de camping, sillas, una parrilla, y mis equipos de audio que no los llevaba para viajar, pero los tenía que dejar en otro lado para que no queden en mi casa, también rollers de competición". Fernando aseguró que todas sus pertenencias excedían el valor de la multa, que aceptó y aún está pagando, valuada en 20 mil pesos.

Para este joven profesional de la ciudad, no solo el robo es grave, sino todo lo que se encubre alrededor, por lo cual está dispuesto a solicitar una reunión con el intendente Carlos Linares. "Yo lo que estoy pidiendo en este momento, como sé que no van a hacer nada, es una audiencia con el intendente, voy a hablar por parte de toda la gente damnificada, porque como se puede ver en el video, hay otros autos que también tienen las fajas rotas".


corralon.mp4


"Acá lo que está claro- lamenta Fernando- es que no son únicamente chorros que pueden entrar sino gente que trabaja ahí adentro, empleados que pueden violar el vehículo y volver a poner la faja haciendo de cuenta que no ha pasado nada".

"UNA SIDRA Y UN BUDÍN"

La denuncia de Fernando fue radicada en la comisaria de General Mosconi, que tiene jurisdicción en el corralón y se le dio intervención a Fiscalía en el caso. Para este damnificado hay mucho para investigar porque como lo dejaron entrar a él por "una sidra y un pan dulce" pueden dejar que pase cualquiera, dijo.

Esto fue corroborado por él mismo, ya que después del secuestro del auto, a las pocas semanas, Fernando le pidió a la guardia del corralón que le permitan sacar documentación de su esposa que debía viajar. Allí "el tipo me dice: 'traeme un budín y una sidra y volvé cuando esté el jefe del corralón para que puedas sacar la documentación'. Volví, ya estaba la faja rajada y ahí le digo 'este auto ya lo abrieron' y me dice el tipo '¿querés sacar las cosas o no?'". Sin demasiadas alternativas, sacó los documentos, "ellos pusieron la faja nueva, la firmaron ahí, y cuando volvimos para sacar el auto había otra faja que no estaba firmada por nadie y no tenía nada el auto me habían robo todas las cosas".

A modo de prueba de que el auto fue violentado, apareció también una rotura del "cierre centralizado" y los avisos de la alarma.

Por ahora, Fernando además de hacer pública su historia y recibir a través de las redes sociales el apoyo de cientos de persona, está concentrado en que su denuncia prospere y que el intendente atienda su reclamo. "Hace quince años que trabajo en esta ciudad, con mucho esfuerzo he conseguido todo lo que tengo, puedo sostener mi negocio y vivo pagando deudas, espero que Linares conozca mi caso y me atienda".

Para vos ¿Lo recibirá Linares?

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico