El hombre que vendía droga a estudiantes se negó a declarar y continúa detenido

La juez federal Eva Parcio avanzó ayer en la causa de presunta comercialización de drogas en proximidades de la Escuela 770 de Kilómetro 3. El sospechoso se negó a declarar. La causa se inició cuando un padre descubrió marihuana en la mochila de su hijo y efectuó averiguaciones antes de dar intervención a la justicia. "Ese papá previno a muchos padres y esencialmente a muchos niños", agradeció la magistrada.

El hombre de 45 años que fue detenido el jueves por la policía de Drogas Peligrosas en su vivienda del barrio Mosconi, acusado de vender cocaína y marihuana a estudiantes secundarios de colegios de ese sector, fue trasladado ayer al juzgado Federal para ser indagado. Sin embargo, se negó a declarar. Además de continuar detenido se dictó el secreto de sumario.
En ese contexto, la juez federal Eva Parcio tendrá diez días hábiles para decidir la situación procesal del individuo y si quedará en prisión preventiva, imputado por el delito de comercialización de estupefacientes con el agravante de realizarlo en proximidades de un centro educativo.
En declaraciones a Radio del Mar, la juez confirmó que a través de una denuncia de un padre y posteriores investigaciones se determinó "efectivamente en ese domicilio se comercializaba estupefacientes dada la proximidad a los ámbitos de educación".
Agregó que en las investigaciones "se podía advertir chicos que concurrían al lugar. Más allá que las clases habían terminado los chicos siguen concurriendo a la escuela a rendir exámenes y veíamos que se iba acrecentando la situación y actuamos con la premura que esta situación requería".
Los efectivos de la división de Drogas secuestraron en el domicilio de la calle General Roca, a pocos metros de la escuela 770 (ex TAE), 200 gramos de marihuana fraccionada, cocaína, $11.000, dos balanzas de precisión, plantas de marihuana, teléfonos celulares y "recortes de nylon propios para la dosificación de la comercialización", precisó la magistrada.

ACTITUD VALIENTE
Parcio además comentó que en el mismo momento en que desarrollaba el procedimiento policial en Kilómetro 3 "tengo referencia del personal que estaba interviniendo que llegaban chicos que no tenían más de 12, 13 y 14 años". Los estudiantes concurrían a dicho punto de venta después de la salida de clases.
La causa se inicia por la "denuncia de un padre que revisa la mochila (de su hijo) que traía del colegio y advierte que había olor a marihuana. A veces las familias no saben dónde recurrir, manifestó esto y pudo hacer algunas averiguaciones él mismo de algunas situaciones vinculadas a su hijo", reveló la juez.
Ese aporte fue "importantísimo" para la investigación. En ese sentido, Parcio pidió que "esa situación sea modelo para otros padres". Tuvo una "actitud tan valiente y meritoria que la situación de ese papá previno a muchos padres y esencialmente a muchos niños", destacó la juez de la causa.
"La prevención se haga en los sectores de influencias en los colegios, especialmente en los secundarios. Este tipo de problemáticas hay que abordarla desde todas las instituciones y a lo mejor habrá que volver a esas viejas cuestiones dentro del ámbito de la educación de que si falta un docente tratar de procurar otro tipo de actividad a fin que sea el propio establecimiento el que los mantenga y no facilite esta situación", reflexionó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico