El homicidio sin resolver de los hermanos Vera

Frente a un nuevo asesinato, habitantes del barrio Stella Maris ayer recordaban el doble crimen de los hermanos Jorge Antonio (32) y Pablo Valentín Vera (38), ocurrido durante la mañana del 17 de mayo de 2012. Jorge apareció en un zanjón con su cráneo destrozado, mientras que Pablo fue encontrado degollado y con heridas de bala.
Durante esa mañana otoñal un grupo de mujeres que caminaba por la zona que une la extensión del barrio costero con la ex chanchería del frigorífico "Hermoso" y con el predio del basural municipal, observaron sobre unas matas un cadáver ensangrentado. Dieron aviso a la policía y luego se constató que el hombre había sido degollado y ultimado a balazos.
Cuarenta y cinco minutos después otro llamado alertó sobre el hallazgo de un segundo cadáver, en un zanjón distante a unos 800 metros, sobre el predio de la ex chanchería. También se trataba de un asesinato y el fallecido tenía el cráneo destrozado.
La policía estableció que las víctimas eran dos hermanos que residían a una cuadra del zanjón, en una humilde casa de chapa.
Jorge tenía la base de su cráneo abierta. Su cuerpo fue arrastrado y lanzado a la cava. Mientras, a unos 800 metros de allí, el cadáver de Pablo permanecía boca abajo, con su torso desnudo y con signos de haber sido degollado, golpeado en la cabeza. Además presentaba disparos.
Los jóvenes no eran muy queridos por sus vecinos debido a sus andanzas. Una mujer comentó: "vivían robando en el barrio. La gente ya estaba cansada de ellos porque vivían robándole a la gente humilde. Siempre con los vecinos tenían problemas porque andaban robando".
Más de tres años después, la causa judicial por el asesinato de los hermanos Vera continúa sin esclarecerse y nunca se identificó a sospechosos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico