El impulsor de la "carrera de guanacos" es vicepresidente del Banco Central

El economista Lucas Llach conocido en la Patagonia por impulsar la caza de guanacos con una corrida en Península Valdés "hasta matarlos" fue designado vicepresidente del Banco Central de la República Argentina.

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, completó anoche la nómina de directores de la entidad con la designación de Pablo Curat y Demián Reidel.

Asimismo, Mariano Flores Vidal será el gerente general, Agustín Collazo el subgerente general de Operaciones y Fabián Zampone superintendente de Entidades Financieras y Cambiarias.

Curat y Reidel se suman al Directorio junto a los ya designados Lucas Llach (vicepresidente) y Horacio Liendo (nieto).

En tanto, continúan de la gestión anterior los directores Germán Feldman, Juan Miguel Cuattromo y Pedro Biscay y el síndico Juan Carlos Isi.

Respecto a los nombramientos, hay uno bastante llamativo. El vicepresidente del BCRA, Lucas Llach, es conocido por ser un afamado tuitero que suele cultivar un perfil excéntrico. Es economista, egresado en Harvard, de 41 años. Es hijo del ex viceministro de Economía durante el gobierno de Carlos Menem, Juan José Llach.

Fanático del fútbol (hincha de Rosario Central y de Lionel Messi), fomentó lo que dio en llamar la "dieta paleo" y las carreras para cazar guanacos hasta matarlos de cansancio, hecho que le valió ser declarado persona no grata en la provincia de Chubut. También fue compañero de fórmula del radical Ernesto Sanz en las PASO de Cambiemos.

PERSONA NO GRATA EN CHUBUT

Lucas Llach, defendió su idea acusando a Chubut de ser una "administración poco amiga de la investigación social".

Los investigadores del CONICET, integrantes del Grupo de Especialistas en Camélidos Sudamericanos perteneciente a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (GECS SSC UICN), docentes de diferentes disciplinas de la UBA -incluida Arqueología- e integrantes de Wildlife Conservation Society (WCS), plantearon a Llach sus objeciones a su idea el pasado 16 de enero.

En su escrito, los 35 científicos advierten que la propuesta de Llach es "ampliamente cuestionable desde diversas ópticas", y de inmediato repasan algunas de las prohibiciones que existen para hostigar a la fauna de la manera propuesta que definen, con respeto, como "una desacertada iniciativa.

Para Llach, al habérsele prohibido realizar su polémica competencia el Gobierno provincial fue "una administración poco amiga de la investigación social" y de inmediato aclara que la competencia que impulsaba nunca tuvo el plan concreto de diversión.

"El único motivo de ese plan era contrastar una hipótesis científica sobre el origen de nuestro cuerpo y quizás sobre el momento a partir del cual la sociabilidad en grandes grupos homínidos fue imprescindible. Si de alguien esperaba una muestra de empatía era precisamente de la comunidad científica", sostuvo.

Finalmente, contestó las acusaciones sobre que la competencia atentaba contra el bienestar animal y en función de ello mencionó la Fiesta Nacional del Asado que se organiza en Cholila, entendiendo que hay hipocresía en quienes "comen carne torturada de por vida y sin embargo se escandalizan por unas horas de un animal corriendo", y cuestionó el Plan de Manejo Sustentable del guanaco que, entiende, impone "sufrimiento animal, que se justifica por motivos económicos", en comparación con su propuesta que -a su juicio- tenía "un fin más noble que el económico".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico