El imputado de asesinar a Lucas Díaz estará preso hasta la presentación de la acusación

A sala llena se revisó ayer la prisión preventiva de Sebastián Cárdenas, quien en octubre de 2015 habría apuñalado a Lucas Díaz en el interior del bar "Los Troncos" del barrio Newbery. Pericias telefónicas, cámaras de seguridad, testimonios y evidencias científicas lo ubican en el local nocturno. Seguirá alojado en la Seccional Quinta.

Gran cantidad de amigos y familiares de Lucas Ariel Díaz (35) se manifestaron ayer, previamente al comienzo de la audiencia, afuera de la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia para reclamar que el acusado no sea beneficiado con el arresto domiciliario. Con pancartas pidieron "Cárcel para Cárdenas".
El acto de revisión de la prisión preventiva de Sebastián Alejandro Cárdenas (25) se desarrolló a partir de las 11 y se extendió hasta las 13. La juez Gladys Olavarría presidió la audiencia en la que además participaron los familiares del imputado.
El funcionario fiscal Cristian Olazábal detalló ante la juez natural de la causa el cúmulo de pruebas que tienen al acusado como posible autor del homicidio de Díaz, ocurrido el 26 de octubre del año pasado en el bar "Los Troncos", ubicado sobre la calle San Martín casi Patagonia del barrio Jorge Newbery. Este recibió una puñalada en el tórax.
Si bien falta el resultado de la pericia scopométrica, donde se busca confirmar la presencia del Peugeot 206 del sospechoso en las cercanías del bar con otras evidencias; existen diversos indicios de la autoría.
Personal policial se cruzó con el auto de Cárdenas sobre la calle Pastor Schneider y ese momento fue captado por una cámara del Centro de Monitoreo.
Ello coincidiría con el relato de los testigos sobre la presencia del imputado en el bar. Olazábal también expuso sobre las pericias informáticas que dan cuenta de información que se recolectó de un teléfono celular secuestrado en la casa del acusado. Esos datos aportan información sobre el crimen de Díaz.
El funcionario indicó que la pericia genética dio negativa en cuanto a las huellas del imputado en una lata de cerveza que habría comprado para una dama del lugar. No obstante, existen rastros de sangre de la víctima que fueron recolectados en el interior del bar que refuerza las declaraciones de los testigos presenciales.
Por todo ello, el acusador público solicitó la mantención de la prisión preventiva para Cárdenas hasta el 6 de mayo en que presentará la acusación del caso sobre la base del peligro de entorpecimiento y resguardo de los testigos.

ALIVIO FAMILIAR
El abogado defensor Guillermo Iglesias señaló que la teoría fiscal se vio debilitada por la pericia de ADN negativa. También fundamentó que su defendido no manejó el vehículo en cuestión y dijo que probaría que Cárdenas esa noche estuvo en un domicilio del barrio Ciudadela. Sobre esa base, solicitó el arresto domiciliario.
La juez hizo lugar al pedido del Ministerio Público Fiscal y mantuvo la medida de prisión preventiva hasta la fecha en que vence el período de investigación. De esa forma, Cárdenas seguirá alojado en un calabozo de la Seccional Quinta de policía.
La familia de Díaz, en tanto, se manifestó conforme con la determinación de la Justicia en cuanto a mantener preso al acusado y en pos del resguardo de la integridad de los testigos de la causa.
"Para nosotros que continúe con preventiva es un alivio. Hasta hoy estuvimos en vilo con lo que podía pasar porque si le otorgan prisión domiciliaria, nuestro principal miedo es que él se ocupe de amenazar o agredir a los testigos de la causa", indicó la hermana de la víctima, Diana Díaz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico