El imputado por el homicidio de Paulo Olima continuará con preventiva

A pedido de la Fiscalía de Comodoro Rivadavia se prorrogó por otros 30 días la prisión preventiva de Ezequiel Arrúa, quien está imputado por el homicidio de Paulo Olima, ocurrido el 11 de diciembre en Laprida. La defensa había reclamado la libertad o en su defecto el arresto domiciliario, pero el juez subrogante no dio lugar.

La audiencia de revisión de la prisión preventiva que viene cumpliendo Ezequiel Arrúa (34) por el homicidio de Paulo Olima (23), asesinado el 11 de diciembre a las 21, en Honduras y Paraguay de barrio Laprida, se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.
El acto fue presidido por el juez subrogante, Mariano Nicosia. Mientras que el Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria Verona Dagotto. En tanto que el imputado fue asistido por el abogado particular Guillermo Iglesias.
En un primer momento, Dagotto solicitó la prórroga del plazo de investigación ya que resta peritar una segunda arma blanca. La Fiscalía ya finalizó con otras medidas de investigación, pero aún se debe examinar esta segunda arma blanca con rastros hemáticos secuestrada a cuatro cuadras del hecho, dentro de una rueda.
La Fiscalía también requirió el mantenimiento de la prisión preventiva de Arrúa por la existencia de elementos de convicción suficientes para sostener con probabilidad su autoría y en base a los peligros de fuga y entorpecimiento de la investigación.
Con respecto a los peligros procesales, la acusadora pública afirmó que el entorpecimiento se figura a partir de la cantidad de testigos que viven en el mismo barrio que el imputado, al igual que la víctima, quienes pertenecen a grupos antagónicos. En el caso de la fuga, la misma se fundó por el monto de pena que se espera en caso de recaer condena, la cual asciende a un mínimo de ocho años de prisión de efectivo cumplimiento.
En tanto sobre la probabilidad de autoría, Dagotto sostuvo que existen testigos presenciales que ubican a Arrúa en la pelea con Olima el día del hecho. Finalmente, la funcionaria hizo referencia a la causa de muerte de Olima por un shock hemorrágico irreversible producido por herida de arma blanca en el tórax.
"YO NO FUI"
El defensor, por su parte, solicitó la libertad de su asistido estableciendo una prohibición de acercamiento y contacto con los testigos y la familia de la víctima, y subsidiariamente su arresto domiciliario.
El abogado entiende que las pericias que restan no van a arrojar luz sobre lo que realmente pasó aquel día. Nadie vio el preciso momento en que la víctima sufrió la agresión de tres personas, sugiriendo que la calificación podría variar a homicidio en riña. Tampoco se opuso a la prórroga del plazo de investigación, pero negó la existencia de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.
Por su parte el imputado accedió voluntariamente a declarar. Arrúa negó su participación en el ilícito, "yo no fui", sostuvo.
Finalmente el juez Nicosia resolvió autorizar la extensión del plazo de investigación por un mes, tras señalar que no hubo objeción por parte de la defensa. Y agregó que existen otras evidencias que dirigen la sospecha al imputado Arrúa, quién habría provocado la lesión mortal a la víctima. Además, confirmó el mantenimiento de la prisión preventiva por el término de un mes, como lo solicitó la funcionaria de fiscalía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico