El Instituto deberá responder por el salvaje ataque a estudiante que golpearon y quisieron cortarle el pelo

La fiscal Laura Castagno envió un oficio al Instituto Gobernador Fontana, que entre hoy y mañana deberá responder por la situación escolar de las estudiantes implicadas en el presunto caso de bullying, tanto de las agresoras como de la agredida. Por el momento se investiga el hecho y se analiza la posibilidad de intervención de la Justicia o la Asesoría de Menores. En forma paralela, en la comisaría se inició un sumario administrativo ya que se denunció que tres agentes vieron el ataque contra la menor, pero no actuaron.

Son 40 segundos lo que dura el video. Un escaso tiempo que refleja la agresión, el estado de indefensión de la víctima y la agresividad de su atacante, quien no tuvo pruritos en golpearla a la salida de la escuela.
El hecho ocurrió en el Instituto Gobernador Fontana (IGF) de Sarmiento, luego del horario de clases y está siendo investigado por el Ministerio Público Fiscal a través de la fiscal Laura Castagno, quien confirmó a El Patagónico -medio que dio a conocer el salvaje ataque perpetrado el viernes 1 de abril y que recién trascendió ayer-, que libró un oficio al IGF. De esta forma, el establecimiento deberá responder si las chicas implicadas asisten a la institución, si son compañeras, y sus horarios de clases y actividades extracurriculares.
El mismo fue enviado la semana pasada y deberá ser respondido entre hoy y mañana. En forma paralela, también se envió otro oficio al Registro Civil para conocer con certeza las edades de las menores y poder determinar cómo avanzará la causa. “Estoy a la espera de este oficio que se envió a la escuela, y del otro oficio para conocer las edades y si se puede proceder”, explicó la fiscal.
“Como está planteada la denuncia, podría llegar a existir bullying, pero esos son los términos de los denunciantes. Por eso estamos investigando la existencia de un delito. En caso de no poder intervenir se le dará intervención a otros organismos como la Asesoría de Menores”, agregó la fiscal.

COBARDE ATAQUE
El ataque se produjo el viernes 1 de abril frente a la comisaría, a unos 100 metros del Instituto Gobernador Fontana. Se trata de una zona concurrida, teniendo en cuenta que en el mismo radio de unos 100 metros se encuentran el municipio, la Catedral, la Oficina Judicial, el Concejo Deliberante y la plaza principal.
Según denunció su madre, Liliana Jenks -también maestra pero de nivel primario-, aquella jornada su hija B.L.H., de 16 años, salió de la escuela al mediodía, como sucede habitualmente, y tres menores la siguieron unos 50 metros hasta que la increparon en la esquina de la comisaría, una de ellas con una tijera entre sus manos.
En el video se puede ver cómo la chica se defiende, asegurando que ella no hizo nada. Su atacante le grita "conmigo no", y luego de empujarla le propina un fuerte golpe en la cabeza.
La menor quedó shockeada tras el ataque, que su madre posteriormente denunció en el establecimiento, no encontrando las respuestas esperadas. "Me dijeron que si hacía la denuncia la saque a mi hija del colegio; eso me dio bronca porque si alguien se tiene que ir deberían ser las agresoras", señaló.
Por esta razón decidió denunciar el hecho en Supervisión de Escuelas y en la Fiscalía, teniendo en cuenta también que tres policías fueron testigos de lo ocurrido, pero no actuaron por lo que ahora se inició un sumario dentro de la comisaría para clarificar las actuaciones del caso.

ACOSO ESCOLAR
El video del ataque se viralizó rápidamente en la pequeña ciudad y según denunció la madre, llegó incluso a otras ciudades. El hecho fue denunciado como bullying, por ser considerado acoso escolar, situación que empeoró luego de la divulgación del video, sin tomar conciencia de la gravedad de la situación.
Por el hecho, la dirección de la escuela suspendió a la agresora por diez días y ya estaría en condiciones de volver al establecimiento, situación que le preocupa a Liliana. "Sé que son menores y no les pueden hacer nada, pero esas nenas tienen padres y todos de buena familia. Espero que por lo menos sientan vergüenza y la condena social por lo que hicieron porque al día de hoy mi hija volvió al colegio y se sigue aguantando cargadas y burlas por la difusión del video", manifestó.
"Si a mi hija la hubieran cortado, sería otra la historia y estaríamos lamentando algo más grave. El pueblo sabe que hay antecedentes en Sarmiento de chicos que decidieron terminar con su vida por no aguantar las amenazas; hay un caso muy concreto ocurrido hace poco tiempo de un niño de 13 años", recordó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico