El intendente admitió su preocupación por el aumento del desempleo

"Estoy muy preocupado por el índice de desempleo que se registra en la ciudad a partir de la política de achicamiento del Gobierno nacional y eso lo notás en el día a día, en la calle, en la demanda de la gente. Los que miran mucha estadística tienen poco territorio, pero nosotros que estamos con la gente lo vemos", afirmó Carlos Linares.

Para despedir el año, el intendente Carlos Linares, junto al viceintendente Juan Pablo Luque y los integrantes de su gabinete, participó ayer de un brindis con los empleados municipales de las diferentes áreas que se realizó en el Centro Cultural.
En ese contexto, el jefe comunal volvió a recibir pedidos de los trabajadores de la empresa Guilford que recibirán nuevamente asistencia municipal antes que termine el año.
Al momento de trazar un balance sobre este primer año de trabajo, Linares opinó: "ha sido un año duro, complicado en lo personal y municipal, pero podemos decir que fue un año positivo en lo general. Agarramos la ciudad con un barril de 28 dólares y hemos conseguido la unión de los trabajadores para sobrellevar la crisis con los gremios. Hemos trabajado en conjunto y también hemos concluimos las obras planificadas para el año".
Sin embargo, el intendente aseguro que se siente "muy preocupado por el índice de desempleo que se registra en la ciudad a partir de la política de achicamiento del Gobierno nacional y eso lo notás en el día a día, en la calle, en la demanda de la gente. Los que miran mucha estadística tienen poco territorio, pero nosotros que estamos con la gente lo vemos", aseguró.
Afirmó que el mayor impacto se dio en los rubros petrolero y textil, pero también "hay una baja en la actividad comercial. Cualquier comerciante con el que uno habla dice que cayó un 25 o 30 % la actividad. Algunos pudieron sostener la actividad y otros tuvieron que hacer achique", expresó.

CONFRONTACION POLITICA

Linares también dijo que no registra a los que lo critican políticamente. Al respecto mencionó: "la lluvia de críticas ni me preocupa ni la registro. Cuando intercambio ideas lo hago con el gobernador; con los demás no".
"Mientras vengan obras a Comodoro y las gestiones den resultados, que digan lo que quieran. Hay gente que quiere quedar bien para la foto con el gobernador, pero el gobernador necesita que lo acompañen en gestiones no en chismerío", afirmó.
Puntualmente, sobre las críticas que recibió tanto del ministro Coordinador de Gabinete de la provincia, Alberto Gilardino, como del secretario de Trabajo, Marcial Paz, el intendente respondió: "hago política partidaria y hoy el partido está en un proceso de movilización muy importante. Yo estoy en el mismo proyecto político de 2003. Me gustaría ver cuántos funcionarios pueden decir que están en el mismo proyecto en estos 13 años", desafió.
Y al volver sobre los problemas de la ciudad, planteó: "habría que preguntarle a la gente de Guilford si le interesa lo que dicen Gilardino y Paz".
Aseguró que no dejará de ser crítico, pero valoró los acuerdos con Provincia. "Si el gobierno provincial y municipal nos ponemos de acuerdo, le va a ir bien a Comodoro, como pasó con el endeudamiento", indicó.
También opinó sobre la figura del director de Chubut por PAMI, Ignacio Torres, convocado por el presidente Mauricio Macri para coordinar el plan de obras "Perito Moreno", orientado al desarrollo que se implementará en la Patagonia y que tiene similitudes con el Plan Belgrano que se está desarrollando en el norte argentino.
"No lo conozco (a Torres), me parece agradable, un pibe joven, pero al plan lo pongo en duda. Le pusieron un nombre pero no saben de qué es el plan. ¿Van a traer un tren? ¿Qué van a traer? Ojalá todo lo que sea positivo para la región que lo pongan en funcionamiento, pero sería bueno que nos digan cuál es el plan. Sería bueno que lo concreten. Dudo que haya algo atrás del nombre, pero ojalá me equivoque yo", remarcó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico