El jefe de Policía admite que las armas robadas "se alquilan" y "se prestan"

Después que este diario revelara la existencia de páginas en Facebook donde se venden armas y municiones, el jefe de Policía de Chubut, Ricardo Hughes, reconoció que esa fuerza tiene conocimiento de que hay un circuito de alquiler y venta de armas entre los propios delincuentes y que se busca combatirlo. El origen de "las armas que se secuestran producto de un delito, se las venden y se la alquilan entre ellos, o se las prestan", admitió.

Con doce días de mandato en la Policía de Chubut, el comisario retirado Ricardo Hughes fue consultado por El Patagónico sobre la existencia de venta de armas de fuego en Comodoro Rivadavia a través de la red social Facebook y la manera en la que llegan estas a manos de la delincuencia. Así, reconoció que se ha determinado que las armas secuestradas en el marco de la investigación de distintos delitos se las alquilan o prestan entre los propios ladrones.
El jefe de Policía confirmó que más allá del continuo trabajo "es difícil seguir el circuito ilegal de las armas". La manera en la que esas armas llegan al submundo de la delincuencia, consideró Hughes, es a través del robo a legítimos usuarios y descartó que exista un "mercado negro" de armas.
"Nadie compra de manera ilegal un arma, las armas que se secuestran producto de un delito, se las venden y se la alquilan entre ellos, o se las prestan, son siempre las mismas. Las armas se mudan. Usted policía detiene a un delincuente en un robo armado, y el arma no se le va a encontrar. Ellos se les ocurre asaltar un camión de caudales, van piden las armas a otro delincuente, cometen el hecho y según lo que robe, es lo que le paga al otro (por el alquiler del arma)", ratificó el jefe de Policía, sobre lo anticipado por este diario en un informe publicado el lunes.
En opinión de Hughes no hay mercado negro, porque el delincuente no compra esa arma, no se la queda. "Esa arma lo compromete, lo quema. Ya viene robada, él hace un circuito". De esa manera, distintos hechos criminales se protagonizan con las mismas armas.
"Las banditas se pasan las armas, y los ajustes de cuentas muchas veces vienen por eso, o porque no le pagó lo que arregló por el arma. Esclarecemos el hecho y al tipo nunca le encontramos nada (en los allanamientos), hay que saber que el tipo usa el arma y la devuelve", graficó.

"EXISTE LA VENTA DE
ARMAS PERO ES LEGAL"
Con respecto a la venta de armas y municiones a través de páginas de Facebook, el jefe de Policía argumentó: "existe la venta de armas, pero es legal. Entre legítimos usuarios se pueden comprar armas. Gente que tiene el arma en condiciones y otras armas antiguas que se pueden vender porque no están en condiciones de tiro. La mayoría de las personas que formaban parte de la página son cazadores, coleccionistas de armas, recargadores de municiones", enumeró. Sostuvo que incluso él mismo es recargador de municiones habilitado por el RENAR (Registro Nacional de Armas). "Hacen entre ellos un cambalache, el material es difícil de adquirir porque son importados", remarcó respecto a lo difícil que es conseguir el insumo de las municiones para tiradores deportivos y cazadores.
Sin embargo, acepta que en las redes sociales el control se escapa y que hay lugar para el que quiere aprovechar para vender de manera ilegal. "Estamos investigando. Tenemos datos", afirmó y sostuvo que la policía podrá tener un papel más eficaz en esa tarea en la medida que se implemente su premisa de dejar atrás el sistema de cuadrículas y que los policías caminen las calles.
"Imagínese que con esto de estar sentado en el patrullero, sin el rondín, sin la gente en la calle de proximidad, perdemos el dato. Entonces hay que empezar de nuevo. Necesitamos el dato, no la declaración testimonial", argumentó Hughes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico