El jefe de Policía declaró en la causa por la cocaína enterrada en El Faro

El juicio oral y público que se relaciona con los ocho kilos de cocaína enterrados en el Faro San Jorge continuó ayer y entre los nueve testigos policiales que prestaron declaración estuvo el jefe provincial de la fuerza, Leonardo Bustos, quien se refirió al trabajo realizado por su equipo cuando se desempeñaba en la Brigada de Investigaciones. El Tribunal le pidió un alojamiento acorde para "Trompa" Gallardo, actualmente encarcelado en un "buzón" de la Seccional Séptima.

La segunda jornada de juicio oral y público en torno a la causa mediante la cual se descubrieron 800 tizas de cocaína enterradas en cercanías del Faro San Jorge, se llevó a cabo ayer y el primer testigo en prestar declaración resultó ser el jefe de la Policía del Chubut, Leonardo Bustos, quien fuera jefe de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia cuando se produjo el caso ventilado en juicio.
Su testimonio fue brindado ante el Tribunal Oral Federal, el cual fue presidido por Nora Cabrera de Monella e integrado por Pedro José de Diego y Enrique Jorge Guanziroli. En representación de la parte acusadora, en tanto, actuó el fiscal general, Teodoro Nürnberg.
El testigo reconoció que no llevó a cabo vigilancias, sino que se encargaba de analizar los informes realizados por los integrantes de su equipo de investigadores y luego redactaba el propio para ser elevado a la juez federal Eva Parcio.
Tras su testimonio, la presidenta del tribunal aprovechó la ocasión para solicitarle que arbitre los mecanismos para brindarle un lugar de alojamiento acorde al imputado Marcos "Trompa" Gallardo (36), quien se encuentra en un "buzón" de la Seccional Séptima desde que fue trasladado de la U6 de Rawson para asistir al juicio, a lo cual Bustos se comprometió a encargarse del caso.
Al respecto, hay que decir que el procesado le hizo el pedido al Tribunal durante la apertura del juicio, asegurándole que había estado encerrado allí desde que fue trasladado a Comodoro Rivadavia, sin contar con un lugar para hacer sus necesidades, ni bañarse.
Además del jefe policial declararon oficiales y suboficiales que se abocaron a distintas tareas de vigilancia. El lugar más observado fue el domicilio de Mario Gabriel Silveira (56) y Pablo Damián Schlebusch (34), quienes residían en Ituzaingó y Laferrere, y al cual llegaban muchas personas, presuntamente, a comprar estupefacientes.
Las tareas de vigilancia también se realizaron en la verdulería de Julio Benedicto Gallardo (47), la casa de Guido Adrián Ñancupel Uribe (59) y la de Gustavo Jorge Currulef (36), mientras que a Marcos Gallardo le seguían sus movimientos en virtud de que no tenía un domicilio estable.
Hay que recordar que la causa comenzó a investigarse en setiembre de 2012 y concluyó con los allanamientos realizados en junio de 2013 en distintos domicilios y el hallazgo de 800 tizas de cocaína enterradas en un descampado cercano al Faro San Jorge.
Por el caso fueron procesadas once personas y diez llegaron a esta instancia de juicio procesados por comercio de estupefacientes y tenencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico