El joven que sorprendió sólo con un "buen día"

Rodrigo Moreno es un estudiante de sexto año de la escuela 760 que propone saludarse en la calle con un "buen día"; "buenas tardes" o "buenas noches" a todas las personas, sean conocidas o no. La gente continúa sorprendiéndose con esta propuesta que empezó como un juego y que paulatinamente se transformó en una misión para intentar cambiarle el día a los comodorenses.

A principios de 2015, un joven se encontraba caminando junto a dos amigos por las calles céntricas de Comodoro Rivadavia. La monotonía de la rutina y el aburrimiento de lo simple los hacía buscar una manera de pasar el momento de una forma diferente. "Seguro no te animas a saludar a aquella señora", le dijo uno de los jóvenes a Rodrigo Moreno mientras buscaba las monedas para pagar el colectivo.
Moreno no dijo nada. Pensó un momento lo que la acción demandaría. Se sonrió con sus amigos, se paró frente a la señora y educadamente le dijo: "¡Que tenga un buen día!".
La mujer, asombrada, volvió sobre sus pasos pensando que se trataba de alguna broma. El rechazo estaba más cerca de la conquista. "Solo quería saludarla y desearle un buen día", soltó el joven ante la situación. Una leve sonrisa y unas cálidas palabras de agradecimiento borraron toda incomodidad de la escena.
El joven se dio media vuelta y volvió junto con sus amigos. La experiencia había sido muy satisfactoria. El aburrimiento se había ido. Entre sus manos tenían una propuesta que les permitía pasar un buen momento y, de paso, tratar de cambiarle el día a las personas.
La llegada de las actividades escolares cambia la ecuación de cualquier adolescente. El tiempo libre disminuye y las obligaciones crecen. Las tareas encomendadas por los docentes de la Escuela Provincial 760 (ex-ENET Nº 2) hicieron que Rodrigo Moreno no pudiera salir a saludar con mayor asiduidad.
De todos modos, cuando pudo siguió caminando las calles de Comodoro Rivadavia con la simple característica de que los "buenos deseos" fueron realizados sin la presencia de compañeros y amigos.
"Soy un chico cualquiera que quiere desearle un buen día", dice Rodrigo cuando le preguntan el porqué de su nada ordinaria acción, que rompe todos los moldes. La mayoría le responde con un "gracias" y seguramente el rostro bondadoso del joven continuará grabado en su memoria por algunos días.
"Es algo sencillo que puede generar en la población mayor carisma y puede ayudar a las personas a cambiar su día o hacer pasar un buen momento", sostuvo Rodrigo Moreno cuando fue consultado por El Patagónico, que tuvo ocasión de conocerlo en la esquina de San Martín y Moreno una mañana del frío setiembre.
El adolescente destaca que sus acciones son totalmente normales, pero es fuera de lugar para estos tiempos donde lo que prima es el ensimismamiento.

SONRISAS QUE AGRADECEN
La noticia publicada por este Diario tuvo repercusión a nivel nacional. Medios de las localidades de Trelew, Buenos Aires y Tucumán se comunicaron con Rodrigo para conocer más de su propuesta.
"Me asombró el nivel de repercusión que tuvo la nota y a la vez me alegraron mucho los comentarios que figuraban en Facebook que me agradecían y me incentivaban a continuar con esta cruzada", subrayó Moreno, quien el próximo año finalizará sus estudios secundarios y comenzará a cursar la carrera de Licenciatura en Seguridad e Higiene en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB).
La propuesta influyó en los miembros del Interact Club que repitieron esta acción para celebrar el Día Mundial de la Paz. En su caso, repartiendo "abrazos gratis".
El alumno de la escuela 760 tiene pensado continuar con su tarea de saludar y tratar de cambiarles el día a las personas de esta ciudad. "Pienso que es algo que si todo lo hiciéramos, podríamos hacer una ciudad más agradable y con mejores personas porque lo que se siente de saludar y abrazar a otra persona no tiene comparación cuando te devuelve con un gracias o una sonrisa. Te cambia el estado de ánimo y te mejora el día", resalta el joven de 17 años.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico