El jueves comienza el juicio oral por el femicidio de Micaela García

Sebastián Wagner, su hijastro Gabriel Otero y Néstor Pavón, dueño de la gomería donde trabajaba el primero de ellos, llegan al juicio acusados de "abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio", que prevé una pena de prisión perpetua.

El juicio oral por el femicidio de la estudiante Micaela García, ocurrido en abril último en la ciudad entrerriana de Gualeguay, comenzará el jueves y tendrá en el banquillo de los acusados a tres imputados, el principal de ellos el exconvicto Sebastián Wagner, quien estaba en libertad condicional cuando ocurrió el hecho.
Fuentes judiciales informaron a Télam que la Cámara del Crimen local, integrada por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, fijó las audiencias hasta el 27 de septiembre, en principio, y se espera que declaren 57 testigos, 35 ofrecidos por el fiscal Ignacio Telenta, y 22 por las defensas.
El abogado de la familia García, Jorge Impini, objetó la fecha de inicio del juicio, que coincide con el Día del Estudiante, ya que si bien entendió que "se trata de una cuestión de agenda del tribunal, teniendo en cuenta la edad de Micaela se podría haber cambiado".
Wagner (30); su hijastro, Gabriel Otero (21), y Néstor Pavón (35), dueño de la gomería donde trabajaba el primero, llegan al juicio acusados de "abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae (cometer un asesinato para ocultar otro delito) y femicidio", que prevé una pena de prisión perpetua.
En tanto, la pareja de la madre de Wagner, Fabián Ehcosor (53), acordó el viernes en un juicio abreviado una pena de dos años y seis meses de prisión efectiva por "encubrimiento agravado", al considerar la fiscalía que ayudó al principal sospechoso a ocultarse en la localidad bonaerense de Moreno cuando estuvo prófugo.

INVOLUCRADOS
Wagner se declaró culpable del crimen en su indagatoria ante el fiscal Telenta, pero también acusó del hecho a su empleador, quien había sido detenido inicialmente por "encubrimiento" y después fue imputado como coautor del femicidio.
En tanto, Pavón dijo ser inocente y vinculó con el crimen a una tercera persona "muy allegada" a Wagner, que para los acusadores resultó ser el hijastro de este, detenido el 28 de abril último.
Micaela fue vista con vida por última vez la madrugada del 1 de abril último, cuando regresaba a su casa en Gualeguay luego de haber concurrido del boliche King de esa ciudad.
De acuerdo a la acusación fiscal, la víctima fue interceptada por Wagner y su hijastro, quienes iban a bordo de un Renault 18 Break, cuyo paso quedó registrado por distintas cámaras de seguridad.
Tras la desaparición de Micaela, se inició un amplia búsqueda que tuvo repercusión nacional y durante la cual su familia y amigos realizaron varias marchas para reclamar por el esclarecimiento del caso.
El 7 de abril, Wagner fue detenido en Moreno junto a su padrastro luego de haber sido vinculado con el crimen a través de distintas pruebas.
Un día después, el cadáver de la joven fue encontrado semienterrado entre pastizales cerca de la ruta Nacional 12, en Gualeguay, a unos tres kilómetros de donde se había encontrado una sandalia, un pantalón y un manojo de llaves que le pertenecían.
Los médicos forenses determinaron luego que la víctima había sido violada y estrangulada el mismo día en que había desaparecido.
El femicidio de Micaela generó una gran conmoción ya que Wagner había sido condenado a nueve años de prisión por dos violaciones, pero se encontraba en libertad condicional por orden del juez de Ejecución Penal de Gualeguaychú, Carlos Rossi, quien le concedió el beneficio a pesar de que el Servicio Penitenciario provincial desaconsejó hacerlo.
A raíz de esta polémica resolución, el magistrado afronta ocho pedidos de enjuiciamiento, pero hasta ahora ninguno de ellos ha sido tratado por la comisión legislativa, que ha ido cambiando su integración por las sucesivas recusaciones que impone la defensa de Rossi, ejercida por el abogado Miguel Cullen.
El caso de Micaela derivó también en que el Congreso Nacional promulgara en julio la ley que limita las excarcelaciones para condenados por delitos graves como homicidio, robo agravado, secuestro, trata de personas, entre otros.
En Entre Ríos, en tanto, organizaciones feministas y colectivos sociales reclaman desde hace tiempo que la Legislatura declare, a través de una ley, la emergencia por violencia de género.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico