El juez Quelín procesó y embargó a 137 policías

Mediante un polémico e inédito fallo, el juez de instrucción de Las Heras, Eduardo Quelín, procesó y trabó embargos de hasta 150 mil pesos sobre sus bienes a 137 policías de esa localidad y de Perito Moreno por haberse plegado hace un año a una convocatoria reclamando incremento salarial y el pago del medio aguinaldo.

Caleta Olivia (agencia)

El magistrado les imputó los delitos de "abandono de destino e incumplimiento de los deberes a su cargo", como miembros de la fuerza de seguridad, en tanto que dirigentes de la Asociación Civil Policial adelantaron que apelarán la resolución e incluso al promediar la tarde de ayer procuraban reunirse con autoridades del Poder Ejecutivo y con el jefe de la plana mayor, José Luis Cortés.
En agosto de 2016, personal de comisarías y de varios cuerpos de bomberos de Río Gallegos, Las Heras, Puerto Deseado y Caleta Olivia decidieron realizar un quite de colaboración con permanencia dentro de las dependencias en reclamo por el pago de un aumento y la primera cuota del sueldo anual complementario, aunque garantizando guardias mínimas de todas las dependencias.
En su fallo Quelín también dispuso, según los casos, trabar embargos sobre los bienes de los imputados por sumas que van desde los 100 mil a los 150 mil pesos.

"ES ALGO MUY TRISTE"

Al conocerse este polémico fallo, el presidente de la Asociación Civil del Personal Policial, José Barrientos, dijo que "es algo muy triste y doloroso pretender disciplinarnos poniéndonos una mordaza, sabiendo que estamos en momentos de crisis económica y social", confirmando además que esta misma semana la entidad apelará la resolución del juez ante la Cámara de Caleta Olivia.
En declaraciones formuladas al diario La Opinión Austral, Barrientos recordó que la autoconvocatoria fue "espontánea e individual, por decisión personal de cada uno de nuestros compañeros".
Al mismo tiempo sostuvo que "parece ser que la justicia no piensa que detrás de cada policía hay una familia, sabiendo que hay personal que cobra menos de 20 mil pesos", por lo cual resulta paradójico que Quelín trabe embargos de hasta 150 mil pesos incluso a uniformados que no participaron de la protesta.
Finalmente, al ser preguntado sobre si este año mejoró la situación económica de los policías, Barrientos dijo que lamentablemente "las cosas no han cambiado nada", ya que "hoy siguen faltando insumos, se nos sigue pagando tarde y desdoblado funciones".
"Los compañeros sufren día a día de estrés y nos están sofocando", a tal punto que "durante este año ya se van suicidando tres compañeros", lo cual lo llevó a decir que "estamos abandonados".

COMISARIA SIN ENERGIA Y DESPROVISTA DE ELEMENTOS

Otro ejemplo de esa situación de abandono la pudo constatar El Patagónico en la comisaria Ramón Santos, ubicada en el límite interprovincial, donde solo se hicieron reparaciones precarias luego de los daños causados por el violento temporal de lluvia del mes de marzo.
Por si esto fuera poco, la dependencia sufrió el corte del servicio de gas por parte de Camuzzi debido a desperfectos en una tubería que alimentaba un generador de electricidad y consecuentemente no hay alumbrado para realizar controles en horario nocturno.
Además, el único móvil que está disponible se encuentra en defectuoso estado y por ello el personal decidió por iniciativa propia lanzar un bono contribución con el fin de recaudar fondos para repararlo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico