El juicio por la desaparición de Iván Torres seguirá en marzo

El juicio oral y público por la desaparición forzada de Iván Eladio Torres continuará en marzo. Así se conoció ayer durante la audiencia en la que declaró un testigo que estaba detenido en la Seccional Primera desde setiembre de 2003 y vio al desaparecido en el pasillo de la dependencia mientras lo revisaban para darle ingreso como detenido.

Con dos testigos en la sala y otros dos por videoconferencia se dio por concluida la actividad de febrero en el marco del juicio oral y público que se sigue por la desaparición de Iván Torres, ocurrida entre el 2 y el 3 de octubre de 2003.
El testimonio más relevante fue el de un hombre que estaba detenido en la Seccional Primera desde el 21 de setiembre de 2003 y contó que en una ocasión, mientras se dirigía por un pasillo desde su celda a la oficina en la que lo esperaba su abogado, vio a Iván Torres con su manos apoyadas en la pared, mientras lo requisaban.
El testigo lo reconoció porque el joven se dio vuelta y lo miró. También describió que tenía letras tatuadas en sus dedos y a sus espaldas había un individuo de civil. Agregó que a Torres lo conocía de vista, por encontrarlo siempre en el centro mientras él salía a caminar por recomendación médica. "Se lo pasaba en la calle, lo veía siempre y hasta llegué a pensar que me andaba siguiendo porque estaba en todos lados", sostuvo.
La declaración la efectuó a través del sistema de videoconferencia desde Río Grande. En Comodoro Rivadavia, en tanto, su relato fue seguido desde la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal, el cual está presidido en este juicio por el juez Enrique Jorge Guanziroli y lo completan Pedro José de Diego y Nora Cabrera de Monella. El Ministerio Público Fiscal, en tanto, lo representa el fiscal general Teodoro Nürnberg, mientras que el Ministerio Público de la Defensa lo representa el defensor general, Sergio Oribones.
En otro tramo de su declaración, contó que luego de hablar con su abogado regresó a su celda y ya no estaba el joven en el pasillo, por lo que estimó que fuera introducido en el calabozo de presos pasajeros, aunque no pudo afirmarlo porque no presenció ese episodio.
Este testigo también es de los considerados vulnerables y estuvo preso con David Hayes en la Seccional Primera, incluso fue trasladado con él a la alcaidía y luego de que mataran a Hayes en ese recinto penitenciario debió ser trasladado a otro lugar de detención porque los presos también querían tomar represalias con él. Su condena, en tanto, la terminó de cumplir en Tierra del Fuego.
Si bien no pudo precisar que Torres hubiera sido golpeado y sacado a la rastra del calabozo de la Seccional Primera, comentó que todas las noches se escuchaban gritos de mujeres y hombres en la comisaría, y que no podría asegurar que algunos de esos gritos fueran de Torres porque no conocía su voz.
En la audiencia de ayer también se conoció la resolución del tribunal respecto a las cuestiones planteadas el miércoles por las partes. Al respecto se puede decir que el careo entre la testigo que "tira las cartas" y policías de la Brigada de Búsqueda de Personas finalmente se hará en marzo, cuando se retome el juicio que ayer se suspendió.
También se resolvió incorporar por lectura todos los testimonios que solicitó la Fiscalía, tanto el de María Millacura como el de los testigos que no fueron ubicados y el de los fallecidos.
Una vez que se termine de incorporar esa prueba, el fiscal hará su alegato y el debate se volverá a suspender hasta que se acuerde una fecha para que alegue la defensa.
Hay que tener presente que el debate se inició el 30 de noviembre y a esta instancia, en calidad de procesados, llegaron catorce miembros de la Policía del Chubut, entre quienes se encuentran: Juan Sandro Montecino, Marcelo Miguel Alberto Chemín, José Luis Bahamonde, Nicolás Alfredo Fajardo, Mario Alberto Gómez, Héctor Enrique Cocha, Santiago Antonio Rodríguez, Roberto Damián Soto, Rosana Elizabet Soler, Hernán Eliseo Leiva, Pablo Miguel Ruiz, Sebastián Florentino Sifuentes, Sergio Omar Thiers y Fabián Alcides Tillería.
La desaparición de Torres data de octubre de 2003 y si bien se tenía como referencia la noche del 2 de octubre, el testigo que lo vio por última vez -a quien en su declaración no se advirtieron contradicciones- afirmó que fue en las primeras horas del 2 de octubre.





Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico