El ladrón de la gomería fue directo a la caja de valores que se escondía en una falsa mesita

El delincuente que ingresó a las oficinas del servicio de venta de neumáticos "Monza", en Hipólito Yrigoyen al 4.600 durante el fin de semana, lo hizo por una puerta trasera de emergencia y se dirigió directamente a la caja de valores que estaba escondida entre dos cubiertas de adorno que conforman una falsa mesita. Se llevó 10 mil pesos en efectivo y 50 mil en cheques.

"Es alguien que sabía muy bien donde guardábamos la caja porque no tocaron nada, no se llevaron más que la caja de valores, no se llevaron celulares, computadoras, cubiertas que había, solo la caja de valores" dijo la encargada de la sucursal de neumáticos "Monza" de Yrigoyen 4.600, en donde robaron más de 50 mil pesos en cheques y 10 mil pesos en efectivo.
El o los delincuentes forzaron la puerta de emergencia que da al patio de estacionamiento trasero de la sucursal y una vez que ingresaron a las oficinas de venta fueron directamente a dos cubiertas rojas de decoración que conforman una falsa mesita, levantaron la tapa con revistas y se llevaron el dinero que tenía una pequeña cajita "guardavalores".
Ayer Mónica Zalazar, la encargada de la sucursal, pidió que se esclarezca lo que pasó, dando cuenta de ya se hizo la denuncia ante la Seccional Tercera de Policía, incluso le han brindado las imágenes de las cámaras de seguridad a la Brigada de Investigaciones.
Los que sabían que en ese lugar específico se guardaba la caja con la recaudación son solo empleados, por lo que desde la administración de la sucursal piden que la Policía investigue porque de otra manera la confianza en el lugar de trabajo no será la misma.
"Nos duele mucho porque se te meten a tu intimidad" dijo la encargada a la que le llamó la atención que el delincuente solo se hubiera llevado el dinero y no un teléfono celular que había en la mesa, o las computadoras que estaban a la vista.
El robo se alertó por intermedio de un llamado de que la puerta de emergencia trasera estaba abierta. De ese modo, la encargada llegó al lugar y comprobó que el sistema de alarmas estaba desactivado y que los delincuentes solo se habían llevado la recaudación que había quedado del fin de semana.
"Esto nunca nos pasó" dijo Zalazar haciendo referencia a que hace tres años están en el barrio Industrial, camino al Autódromo General San Martín, en donde realizan venta directa de neumáticos para flota pesada y de vehículos pequeños.
La Brigada de Investigaciones ayer analizaba las imágenes de las cámaras de seguridad en busca de dar con el autor que tenía precisa información sobre el botín que se llevó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico