El llamado al voto en blanco no tuvo eco en las urnas y cayó a la mitad

"Votar en blanco es quedarse afuera de la historia", había disparado la semana pasada la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y a la luz de los resultados del balotaje celebrado este domingo su frase parece haber calado hondo.

En el primer balotaje presidencial de la historia no sólo se incrementó la participación popular, sino que además se redujo sustancialmente el voto en blanco.

Entre las PASO y el balotaje la participación de los más de 32 millones de argentinos habilitados para votar subió de manera sostenida. Del 72% registrado en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias subió al 79% en las elecciones generales del pasado 25 de octubre a cerca del 81% este domingo.

En esas tres instancias el voto en blanco se redujo a la par del incremento de la participación popular. En las PASO alcanzó el 5,06% de los votos, se redujo a la mitad en las elecciones generales (2,55%) y volvió a reducirse a la mitad este domingo al caer al 1,18%.

La izquierda había llamado a votar en blanco. El ex candidato presidencial del FIT, Nicolás del Caño, había incluso reclamado espacios gratuitos en radio y televisión para hacer campaña por el voto en blanco. Sin embargo la voluntad de participar de la definición presidencial pudo más y la decisión de inclinarse en cada instancia electoral por alguna de las opciones en pugna fue más fuerte.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico