El lunes comienza el jucio por el bebé que falleció en un sanatorio

"No queremos que nadie más sufra a estos carniceros", dijo Victor Russo, el padre del bebé de 35 días, que murió en la guardia del sanatorio La Española en 2014. El próximo lunes comienza el juicio oral y público contra los especialistas Hugo Mantuano y Roxana Barrientos Alfaro, acusados de "negligencia" y "mala praxis".

Víctor Russo y su esposa Paola, fueron padres de Nicolás Bautista Russo, quienes el 25 de febrero de 2014 decidieron llevar a su bebé, de apenas 35 días de nacido, a la guardia de La Española, ante el cuadro que presentaba el pequeño.

Según detalló Víctor a El Patagónico "al tener una buena obra social decidimos llevar a nuestro hijo al mismo lugar en el que había nacido, lo llevamos porque tenía muchos vómitos y nos asustamos".

"Nos recibió Hugo Muntuano que con cara de asco le pidió a mi esposa ´cámbielo, cámbielo´ porque el bebé se había hecho caca. Luego nos dijo ´seguro son cólicos; seguro le estas dando mal el pecho´".

A pesar del diagnóstico de Muntuano los padres pidieron que se hagan exámenes de sangre "para ver si había algún tipo de infección" y ahí es dónde señalan a Roxana Barrientos Alfaro quién "no nos quiso atender hasta que estuvieran los exámenes médicos. Nos dejaron solos en un cuarto con nuestro bebé, sin elementos vitales para su asistencia".

Luego de una hora cincuenta minutos en la clínica "mi bebé dejó de respirar, salí gritando pidiendo ayuda y llegan los médicos con las manos en los bolsillos preguntando ´qué pasó que grita tanto el padre´. Nuestro hijo había muerto".

Russo detalló angustiado "a mi hijo no le dieron la oportunidad de vivir, si vos me decís que hicieron todo lo posible para que mi bebé viviera no haría nada de esto, pero el destrato con el que nos hablaron, nos trataron como una porquería, cinco horas estuvieron para entregarnos un certificado de defunción, no recibimos asistencia, nos abandonaron y en ningún momento nadie nos pidió disculpas, preguntó cómo estábamos".

El próximo lunes comienza el juicio contra Hugo Mantuano y Roxana Barrientos Alfaro por "negligencia" y "mala praxis", Víctor quiere que se les dé la máxima pena "son siete años de inhabilitación para ejercer y cinco años de prisión por homicidio simple. No queremos que atiendan más, no queremos que nadie más sufra a estos carniceros. Muntuano tiene otro caso en Diadema de un bebé muerto pero la familia no pudo iniciar acciones porque no cuenta con los medios, nosotros vamos a ir hasta las últimas consecuencias, para que a nadie más le pase. Tenemos un hijo de 6 años y otro de 1, vivimos con miedo de que tengan que ir a un sanatorio porque no sabemos si van a salir vivos si le pasa algo, no queremos que este caso sea uno más", finalizó Russo, con la vos entrecortada.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico