El menor imputado en el homicidio de Barra continuará otro mes con prisión domiciliaria

El arresto domiciliario que viene cumpliendo J.B., imputado en la causa que investiga el homicidio de Axel Barra, ocurrido el 31 de marzo, se mantendrá hasta los primeros días de junio. La medida fue prorrogada a pedido de la Fiscalía durante la revisión y vencerá al mismo tiempo que la de los tres adultos imputados.

La audiencia de revisión de la medida de coerción morigerada que viene cumpliendo J.B., de 16 años, se llevó a cabo a solicitud del fiscal general Adrián Cabral, quien le solicitó a la juez natural de la causa, Daniela Alejandra Arcuri, el mantenimiento de la prisión domiciliaria que viene cumpliendo el adolescente desde los primeros días de abril
De ese acto procesal, que se llevó a cabo en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, también participaron el defensor particular, Guillermo Iglesias y la asesora de Menores, Andrea Mac Garva, quienes en la audiencia anterior lograron morigerar la medida de coerción que le fuera dictada al imputado durante la apertura de la investigación preparatoria.
Hay que recordar que por el crimen también fueron imputados Andrés Nopay (20), Gabriel Nahuelquir (18) y José Barrales (20). A este último se le atribuye haber efectuado el disparo que produjo la muerte de Barra durante la noche del jueves 31 de marzo y al igual que sus compañeros de causa sigue detenido con prisión preventiva, medida que vencerá al mismo tiempo que la recientemente renovada al menor de edad.
Se debe recordar que Barrales está procesado por otra causa de homicidio, la de Gustavo Flores, ocurrido el 12 de abril del año pasado. Esa noche, Barrales estaba en compañía de Barra cuando pasó la camioneta en la que viajaba Flores junto a otras personas con las que había estado en un partido de fútbol en el Cordón Forestal.
Un cruce de insultos se habría producido cuando pasaron por la Extensión del barrio Máximo Abásolo, donde al menos estaban Barra y Barrales. Este último habría extraído un arma de fuego para dispararles a los ocupantes de la camioneta, logrando herir a uno de los que iban en la caja. Otro tiro entró por el vidrio y dio en la cabeza de Flores, provocándole la muerte.
El arma homicida fue encontrada por la policía en poder de Barra, cuando una dotación de la Seccional Séptima se acercó al lugar, esa misma noche del crimen, en busca de evidencias, pero este confesó que le pertenecía a su amigo Barrales. De todas maneras se le inició una causa por portación de arma de guerra y después recuperó la libertad.
Al parecer, esa fue una espina que quedó molestándole a Barrales, incluso quienes tiene acceso a las entrevistas realizadas a los testigos directos del crimen, afirman que antes de ejecutar a Barra sus verdugos lo tildaron de "buchón" y "vigilante", al punto de iniciar las heridas con un tiro por la espalda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico