"El mensaje del Papa nos trata como una familia", elogia activista que le escribió a Francisco

Tras la repercusión que generó en el mundo eclesiástico la carta de respuesta que llegó a Brasil desde Roma, el Vaticano asegura que es "falso" que el pontífice haya saludado en particular a la pareja homosexual que bautizó a sus tres hijos en la Iglesia Católica. Argumenta que se trató de una respuesta genérica.

El activista gay brasileño Toni Reis, que recibió una respuesta del papa Francisco tras enviar una carta al Vaticano en junio para contar que estaba en pareja con otro hombre, con el que habían adoptado a tres niños que fueron bautizados, insistió ayer en que el Pontífice los felicitó por esa acción, pese a que desde la Santa Sede redujeron el tono de la misiva a la que consideraron como una respuesta estándar del jefe de la Iglesia Católica.
"El Vaticano nos envió la carta con el mensaje de Francisco en respuesta a una que escribimos nosotros, en la que le aclaramos en la primera línea que éramos una pareja homoafectiva. Lo más digno es que en esa carta el mensaje del Papa nos trata como una familia", dijo a Télam Reis, máximo dirigente de la comunidad LGBT de Brasil y practicante católico.
Tras la repercusión que generó en el mundo eclesiástico la carta que llegó a Brasil desde Roma, el Vaticano dijo a Télam que es "falso" que el Papa haya saludado en particular a la pareja homosexual que bautizó a sus tres hijos en la catedral matriz de Curitiba y que se trató de una respuesta genérica.
Sin embargo, el texto enviado por el monseñor Paolo Borgia, asesor de la Secretaría de Estado del Vaticano, ganó los medios de comunicación en Brasil, que calificaron el hecho como "histórico" y lo elevaron al rango de reconocimiento a las parejas del mismo sexo que amplían la familia adoptando niños.
"El papa Francisco les desea felicidades, invocando para su familia la abundancia de las gracias divinas, a fin de vivir constantemente y fielmente en la condición de cristianos", dice la carta enviada por Borgia acompañada de una foto autografiada de Jorge Bergoglio.
Reis mostró ayer a Télam la misiva que despachó el 4 de junio último al Vaticano junto a su pareja, el inglés David Harrad, en la que no quedan dudas de quienes enviaron ese texto. "Vuestra Santidad, somos una pareja homoafectiva, Toni y David. Toni es brasileño y David es inglés. Estamos juntos desde 1990. Son 27 años de convivencia. Vivimos en Curitiba, Paraná, Brasil".
La carta cuenta que ambos adoptaron a tres niños de una favela de Río de Janeiro, los cuales fueron bautizados el 23 de abril pasado en la Catedral de Curitiba, capital de Paraná, por decisión del obispo de esa ciudad, José Antonio Peruzzo.
"Desde el primer momento le aclaramos al Vaticano en la carta que los que hablan son una pareja homoafectiva. Entonces creo que puede haber una reacción de algún sector conservador, algo normal, ocurre en todos los ámbitos. El asesor que leyó la carta es alfabetizado, tiene conciencia de lo que se trata", dijo a Télam Reis.
El cofundador de la Asociación Brasileña de Gays, Lesbianas, Transgéneros, Transexuales y Travestis y presidente de la entidad Dignidad, calificó como "una evolución la respuesta del Pontífice".
"Esta carta significa un recibimiento, un gesto de amor, un indicador de evolución en una institución que no cambió los dogmas, pero es necesario destacarla porque estamos en el siglo XXI, dejamos atrás siglos de oscurantismo. En la Edad Media a la gente homosexual la quemaban", dijo el activista.
Reis, de 53 años, logró la unión civil en 2011, cuando el Supremo Tribunal Federal autorizó ese derecho para persona del mismo sexo, aunque Brasil carezca de una legislación al respecto.

RELIGIOSOS
Toni y David, que es anglicano, van a misa cada 15 días a la Catedral de Curitiba junto a sus hijos. "Yo cumplo todos los mandamientos, soy católico, contribuyo con mi Iglesia. Incluso el obispado de Curitiba está aceptando bautizar a hijos de parejas homoafectivas", destacó.
Según Reis, haber tomado la decisión de bautizar a sus tres hijos en la Iglesia Católica no hubiera sido posible sin Francisco al frente de la Iglesia Católica.
"No hubiera hecho esto con el papa Benedicto XVI. Respeto la opinión de los conservadores pero admiro las posiciones pastorales y políticas de Francisco", subrayó y aprovechó para hacer una broma sobre la eterna rivalidad entre las patrias futboleras de Pelé y Diego Maradona: "Gracias a Francisco estoy reevaluando mi amor hacia los argentinos, je je".
Reis y David expresan en la carta al Papa que son partidarios de la adopción "tardía", es decir de niños y adolescentes que por su edad son los menos aceptados por parejas que buscan adoptar. De hecho, sus tres hijos, Alyson, de 16 años, Jessica, de 15, y Felipe, de 11, fueron adoptados juntos, en 2012, un año después de la legalización de la unión civil.
Reis dijo a Télam que a raíz de la carta está encontrando en las redes sociales la reacción de grupos conservadores que lo insultan a él y a Francisco, lo que el dirigente gay contrasta con la importancia de Brasil para la Iglesia por ser el país con más católicos del mundo y también el primer destino internacional de Francisco en 2013, tras ser elegido Papa.
Contra la interpretación de Reis, la vicedirectora de la Oficina de Prensa del Vaticano, Paloma García Ovejero, dijo a Télam: "es falso que se trate de una respuesta a la pareja. Primero, porque la carta viene dirigida solamente al remitente y de forma genérica. Segundo, porque en ningún momento hace mención a cuestiones particulares".
"Es verdad que en el texto se hace referencia a una bendición a la familia del destinatario, pero en portugués esta expresión tiene un sentido amplio, como sinónimo de 'todos los suyos'", agregó García Ovejero al ser consultada por esta agencia.
"Cabe destacar que la respuesta enviada desde la Secretaría de Estado no cita en ningún momento el contenido concreto de la misiva del señor Reis, más allá del agradecimiento del Papa por sus palabras de estima y veneración al Pastor de la Iglesia Universal", detalló la funcionaria vaticana.
En 2015, una pareja de lesbianas también había asegurado haber recibido una carta del Pontífice en las que las saludaba y avalaba las uniones entre personas del mismo sexo, pero el Vaticano demostró que no había ninguna firma del Pontífice en la misiva.
"La bendición del Papa al final de la carta es para la persona y no para eventuales enseñanzas que no están en línea con la doctrina de la Iglesia sobre la ideología de género, que no ha cambiado en lo más mínimo como muchas veces ha señalado incluso recientemente el Santo Padre", precisó el entonces vicedirector de la oficina de Prensa, Ciro Benedittini.
Las palabras de Benedittini fueron en respuesta a la escritora italiana Francesca Pardi y su pareja Maria Silvia Fiengo.
Francisco se reunió con dirigentes de la comunidad LGBT durante su visita a Paraguay, en 2015.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico