El mercado automotriz de Comodoro, entre las esperanzas y las incógnitas

Con la apertura de las importaciones, la caída del cepo cambiario y la disminución del impuesto a los vehículos de alta gama, las principales concesionarias de la ciudad se muestran esperanzadas con las nuevas condiciones del mercado porque aseguran que habrá mayor stock y mejor competencia luego de tres meses de congelamiento. Sin embargo, saben que la tendencia final la marcará la forma en que se resuelva la crisis que sufre el sector petrolero regional.

El Gobierno nacional oficializó el miércoles la reducción del impuesto a los vehículos de alta gama hasta el 30 de junio, luego de que en la última semana del año el ministro de Producción, Francisco Cabrera, estableciera la medida para las unidades que en precio de fábrica superan los 350.000 pesos.
Con la publicación de este decreto en el Boletín Oficial, más la liberación del cepo cambiario y las importaciones, la industria comienza a transitar otro camino, luego de que en los últimos tres meses de 2015 el mercado estuviese casi congelado.
Sin embargo, en Comodoro Rivadavia los concesionarios son cautos, principalmente por el presente de incertidumbre que vive la industria petrolera con el barril de petróleo y afirman que recién en marzo se podrá saber con certeza qué es lo que sucederá en este 2016, luego de un 2015 que dejó un sabor agridulce, principalmente por la baja que hubo desde octubre a diciembre.
Uno de los empresarios que tiene esta sensación es Enrique Lecumberry, gerente de Del Sol Automotor, representante de Ford en la ciudad. "Soy franco: acá dependemos de lo que pase con la industria del petróleo, a eso apuntamos, a la actividad, a las empresas con la compra de camionetas y a los clientes que compran por necesidad”, explicó al ser consultado por El Patagónico.
En su caso, indicó que el aumento en el precio de vehículos ya ronda un 8 por ciento y lo considera válido teniendo en cuenta que la suba venía atrasada si se evalúa la inflación. Aún así aclaró que se debe esperar para saber cuáles serán los valores finales de las unidades estándar, pero también en los modelos como Kuga o Mondeo, alcanzados por el impuesto a los vehículos de alta gama.
Es que si bien la alícuota más baja para este tipo de vehículo cayó de 30% a 10% y la más alta (en los que superen los 800.000) de 50% a 20%, se prevén aumentos por la devolución reinante y el valor en que cotiza el dólar, fundamental para la industria más allá del lujo o no.
Tony Georgieff, gerente de Akar Automotores, representante de Chevrolet, coincide con Lecumberry en que es momento de esperar ya que las terminales deben fijar precios y la negociación petrolera se encuentra en un momento clave para saber cómo continuará el año en materia laboral.
“Vivimos en una ciudad netamente industrial y está afectada por el barril del petróleo. Quizás hoy lo vemos más claro que hace tres o cuatro meses. Pero no me olvido que en el 98-99 no existíamos con el barril y que tuvimos años muy importantes donde Comodoro vivió con una economía pujante. Entonces todo esto hace que veamos un mercado donde la gente va a tener más recaudos, con mejor administración de sus ingresos, lo que no está mal”, analizó.
"Creemos que habrá acomodamientos de precios y que los productos que vayan entrando van a ir dando tranquilidad a los concesionarios de que uno va a tener un stock de autos para vender, que los precios van a ser más estables y que no va a haber aumentos de alto impacto”, agregó el gerente.
En su caso Georgieff ratifica que los últimos meses de 2015 se vivieron con mucha "incertidumbre y confusión", llegando incluso a replantearse qué hacer: si vender o no, por lo que fue año difícil de manejar, con niveles de venta similares a 2014.
Lo cierto es que esta inestabilidad aún existe, y hoy el mercado cotiza día a día, sabiendo que los cambios de precios aún no están definidos.

MERCADO CONGELADO

Según se pudo relevar, el congelamiento del mercado comenzó casi a finales octubre con el final del proceso eleccionario que inició en agosto con las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).
Así se ingresó en un período de especulación, con quiebre de stock en algunos casos y precios inciertos, un tiempo donde, según Georgieff, se llegó a niveles de 2004 y 2005, al no tener una lista de precios acorde a las necesidades del mercado.
En otros concesionarios el panorama fue similar. Por ejemplo, en Peugeot no hubo una sola venta durante diciembre, en Ford hubo retraso en la llegada de algunos modelos, mientras que en Fiat también tuvieron que congelar las ventas.
“Desde octubre a ahora estuvo parado. No se podía salir a vender. No se podía reponer.
También muchos vehículos que no se podían importar”, detalló Juan Manuel Miranda, quien asumió como gerente general de Fiat hace dos meses, tras ocupar el cargo de gerente de ventas durante más de un año y medio.
“Recién ahora estamos lanzando la venta de 0 kilómetros, porque recién ahora podemos comprar por las modificaciones. Pero la idea es que tanto la importación como la exportación nos permita a nosotros seguir con una unidad de negocios al 100, sin restricciones”, auguró.
La esperanza de la marca es que el Palio Fire, Nuevo Palio y Siena Ele, los vehículos de ensamble nacional, sigan siendo el caballito de batalla y que a estos se sumen algunas unidades importadas que son muy solicitadas como es el caso de el Gran Siena, la Strada Adventure, el Punto y el Línea, vehículos que llegan desde Brasil y que en el último tiempo no contaban con stock por los inconvenientes que se presentaban al momento de importar.
A estos se sumaría un nuevo modelo que se fabricará íntegramente en el país, modalidad que implementarán varias marcas (ver recuadro).

POCOS MODELOS DE MENOS DE $200.000

Más de allá de las expectativas, lo real es que hoy el mercado de Comodoro Rivadavia, como en todo el país, ofrece contadas unidades con precios menores a los $200.000.
Uno de estos vehículos es el Chevrolet Corsa, fabricado en Rosario, que supera los $150.000, mientras que el Fiat Palio Fire alcanza los $198.000 y la versión básica del Toyota Etios hasta esta última semana costaba $182.000, mientras su versión top alcanzaba los $220.700.
En esos mismos valores se encuentra el Fiat Nuevo Palio ($215.000), el Peugeot 208 ($213.300) y un poco más arriba el Onix y Prisma, de Chevrolet (oscilan entre los $230.000 y los $250.000). Mientras que la Strada Adventure (Fiat) en su versión full, alcanza los $285.000, siendo uno de los vehículos más pedidos del mercado.
Luego se puede encontrar el Chevrolet Cruze, entre $350.000 y $400.000, aunque por el momento hay pocas unidades por el escaso intercambio comercial con Brasil y Corea, y el próximo lanzamiento de una versión argentina (ver recuadro). También la Toyota Hilux, uno de los vehículos más vendidos del mercado, alcanza los $415.000 en su versión 4 x 2.
Sin embargo, cabe aclarar que estos valores ya esta semana que inicia se pueden modificar, por la propia variación que está teniendo el mercado, la cual se debería ir acomodando a medida que ingresen mayor cantidad de vehículos en stock, lo que permitirá regular la oferta y la demanda.
Es que como dice Georgieff: "esto no es mágico. Tanto tiempo de desacomodamiento no lo podemos arreglar en dos meses. En diciembre vendimos los mismos autos que en 2014 y 2015. Un poco porque no sabíamos qué hacer y otro porque no sabíamos qué valor poner”, explicó.
“Entonces estamos preocupados y a la vez esperanzados, pero no dejamos de ver el mercado local, que nos tiene preocupado por esta situación económica que se nos plantea. Esperemos que este sea el piso del problema y en un futuro inmediato empiece a levantar”, analizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico