El mercado automotriz vive su etapa más complicada de los últimos 8 años

Representantes de las principales concesionarias de esta ciudad se mostraron preocupados por el congelamiento de sus ventas de unidades 0 Kilómetro en los últimos meses. En los diferentes casos sufren bajas de operaciones que van desde el 10% hasta el 40%. La situación lleva a que se ofrezcan bonificaciones que pueden llegar a 40.000 pesos y a que se generen guardias de ventas durante los fines de semana. Como contracara, la suscripción a los planes de ahorro creció hasta un 30%.

El gobierno nacional anunció a principios de año la apertura del mercado cambiario y la disminución del impuesto a los vehículos de alta gama. Estos anuncios generaban expectativas en el mercado automotriz, pero a nivel nacional se registra un estancamiento en las ventas, del que tampoco está ajeno Comodoro Rivadavia, por la cautela de la ciudadanía ante la crisis que atraviesa la industria petrolera y su efecto de arrastre sobre el resto de la economía regional.
La primera señal se manifestó en febrero cuando las consultas por los vehículos y los diferentes medios de pagos comenzaron a hacerse menos frecuentes que en otros veranos.
Con el correr de los meses se agravó la situación a tal punto que en concesionarias como El Tenaz, Akar, Comercial Automotor y Fiorasi reconocen que han registrado en los últimos seis meses una baja del 40% en sus ventas.
Mientras que desde Del Sol Automotor afirmaron que en el último semestre sufrieron una baja del 20%. Los menos afectados fueron Tsuyoi y Autosur con bajas del 10%, pero también se muestran preocupados por el panorama del mercado regional.
Esta incertidumbre lleva a que las empresas busquen diferentes maneras de atraer clientes y lograr atravesar el peor parate en el mercado automotriz en los últimos ocho años, considerando que en 2008 se vivió un panorama similar.
"El bajón se siente como nunca. Los números son cada vez más chicos y nos vimos obligados a salir a la calle para obtener un potencial cliente. Hoy la mira está en conseguir un comprador y no en ver quién es el que más facturó", sostuvo Juan Manuel Miranda, gerente de El Tenaz Automotores, concesionaria Fiat.
"La crisis del barril del petróleo nos golpeó a todos y cambió el escenario que manteníamos hace dos años cuando la gente venía, compraba y se iba. Ahora la gente viene pregunta, se va y cuando vuelve es con más preguntas. Los clientes ya no frecuentan tanto el salón como antes. Estamos pasando la época más brava en los últimos ocho años", lamentó Antonio Georgieff, gerente de ventas de Akar Automotores, concesionaria Chevrolet.
Los gerentes coincidieron en que este año es una "instancia de transición" donde el mercado interno se busca adaptar a las nuevas políticas económicas que impulsa el gobierno nacional. También proyectaron que las ventas podrían seguir bajando hasta un 10% más si la crisis petrolera se mantiene.
"El mercado está estancado y sabemos que la situación no es la mejor. Este es un año donde tenemos que aplicar todo nuestro conocimiento para poder llevarlo adelante. Tenemos que esperar a que se acomoden las políticas de este gobierno y esperar a las inversiones que seguramente traerán muchos beneficios para la Patagonia", detalló Pablo Mendes Rosa, gerente de Del Sol Automotor, concesionaria de Ford.
"Vivimos una crisis pasajera que repercute en todos los sectores y el mercado automotriz no queda afuera de esta situación, pero debemos tener paciencia aun cuando los número arrojan que pueden seguir bajando para la segunda parte del año", analizó Iván Leiva, gerente de Autosur, concesionaria de Renault.

INVERTIR A LARGO PLAZO
Frente a la crisis, la baja en las ventas convencionales le abrió el camino a las inscripciones de "Planes Ahorro". Este plan de pago, según los consultados, es una inversión segura ya que permite que los ahorros o ingresos no se vean tan perjudicados por la inflación.
"La realidad es que la gente busca invertir en algo real para ganarle a la inflación. Aquellos que tenían unos pocos pesos buscan recuperar terreno para que sentir que su plata vale un poco más. Es por eso que los planes ahorro pueden llegar a tener un crecimiento en el último periodo", indicó Antonio Baltuska, gerente de ventas de Tsuyoi, concesionaria de Toyota.
La suscripción a los planes ahorro ha crecido un 30% con respecto al primer semestre del año pasado en distintas concesionarias de Comodoro rivadavia y se espera que esta última parte del año alcance un 20% más debido a la renovación de muchos modelos de vehículos que se produjo entre el periodo de abril y junio.
Asimismo, en las concesionarias creen que en el corto plazo se puede llegar a ofrecer nuevas formas de pago que incentiven a elegir a la venta convencional sobre la inscripción en planes de ahorro.

BAJAR PARA VENDER
Otro de los puntos que resaltan los encargados de las concesionarias comodorenses es que el valor de los automóviles ha bajado debido a las distintas bonificaciones que ofrecen cada una de las compañías.
Estos descuentos hasta marzo se encontraban en 15.000 pesos, pero el congelamiento del mercado y la caída en la industria petrolera, obligaron a fijar descuentos que en algunos casos llegan a los 40.000 pesos.
"La diferencia en esta ciudad la marca el trabajador petrolero y cuando este no está pasando por un buen momento tenemos que bajar los precios para que todos puedan tener la oportunidad de comprar, por eso el crecimiento de las bonificaciones", indicó Miranda.
Hay que aclarar que estos valores de descuento solo se disponen para las compras convencionales y no para las otras formas de pago. Pese a las ofertas, el consumo no se reactivó y se mantiene en caída como entre los meses de julio y noviembre del año pasado.
"La devaluación no determinó que la gente pierda el valor de su dinero para la compra de un vehículo 0 Kilómetro porque las bonificaciones son cada vez más altas. Aún así y con todas las líneas de crédito posible, la gente no recorre el salón", sostuvo el gerente de ventas de Fiorasi, Sebastián Montenegro.
Además, estos descuentos también se explican por el gran stock que tienen todas las marcas debido a que las fábricas brasileñas inyectaron al mercado argentino todos aquellos vehículos que no pueden ser vendidos en su país de origen, que hace cuatro años vive la misma situación que atraviesa ahora el mercado automotriz nacional.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico