El minibásquet abrió su temporada en la CAI

Más de 250 chicos fueron parte del certamen. El fixture anual contempla partidos entre equipos de Comodoro, Rada Tilly y Caleta Olivia.

En las instalaciones de la Comisión de Actividades Infantiles (CAI) se realizó el último fin de semana la inauguración de la temporada 2016 del mini-básquetbol, con más de 350 practicantes y gran cantidad de padres acompañando la jornada. El fixture anual de las categorías Mini, Pre-Mini y Cebollitas contempla diez equipos de Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Caleta Olivia.
Presidiendo el acto estuvieron Rodrigo Salas (presidente Asociación Comodoro Rivadavia de Básquet) y Víctor Bahamonde (responsable Departamento de Minibásquet), junto a Othar Macharashvili (pte. Ente Autárquico Comodoro Deportes).
"Estamos contentísimos con la inauguración de la temporada, con la presencia de muchísimos padres, y lo más importante, muchísimos chicos dentro de la cancha. Iniciamos la actividad temprano con la categoría mini, y después del acto inaugural seguimos con los pre-mini y cebollitas. Hoy tenemos diez clubes participando, y esperamos llegar a doce instituciones", comentó Rodrigo Salas, presidente de la ABCR.
"Nuestra meta este año es afianzar el trabajo realizado en 2015. Desde que agarramos la Asociación tenemos la iniciativa que el minibásquet tiene que ser la piedra fundamental de todo nuestro trabajo, la base de nuestra pirámide, así que apostamos fuertísimo al trabajo del mini-básquetbol. Hoy tenemos diez o doce equipos, y lo que aspiramos es que dentro de tres o cuatro años, estos sean los que compitan dentro del campeonato de formativas", agregó Salas.
Por su parte, Víctor Bahamonde, primer vocal de la asociación y responsable del Departamento de Mini-Básquet sostuvo: "Tenemos mucho acompañamiento de los chicos por supuesto, porque ellos con su entusiasmo nos ayudan a organizar cosas, pero de los padres también, que nos aportan sus ideas para que no queden en una charla de tribuna o de pasillo, cosas que han visto mal y que podemos ir mejorando. Eso hace que cada vez más chicos se acerquen y tengamos un semillero mayor para los más grandes, así que estamos muy felices que nos hayan quedado chicas las instalaciones de la CAI, porque realmente ha sido eso. Nos ha faltado espacio para que los padres se sienten, porque hemos tenido un éxito de convocatoria importante. Nos ayuda también a organizar mejor la infraestructura para los próximos encuentros".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico