El misterio sobre la forma en la que murió Hernández continúa

A quince días del hallazgo del cadáver de Marcelo Hernández, mutilado por los perros carroñeros del salitral del Cordón Forestal, no hay resultados oficiales sobre las causas de su muerte. Su hermana Angélica, pese a haber recibido la notificación de la autopsia en la que se explica que no hay signos de violencia ni de heridas con armas de fuego o cortantes, sostiene ante El Patagónico que algo pasó para que quedara tendido en ese lugar. Cree que le pegaron.

El misterio sobre la causa de muerte de Marcelo Hernández continúa, a dos semanas del macabro hallazgo de su cadáver en el salitral del Cordón Forestal. La mutilación y desmembramiento que provocaron los perros en las piernas, brazos y partes blandas de su cuerpo, quizás nunca posibiliten llegar a la verdad.
La única prueba científica que se conoce hasta ahora, la autopsia realizada por el forense Oscar Licciardi al torso desmembrado y las partes que los perros no se terminaron de comer, no ha podido establecer aún las causas de la muerte, pero sí dan un indicio: que los desgarramientos de piel fueron provocados por mordeduras y pezuñas de animales, y habrían sido hechas en vida. En el cuerpo, el forense a través del análisis macroscópico no pudo encontrar ninguna herida de arma de fuego, ni de elemento cortante, tampoco traumatismo que le haya provocado la muerte.
Con un cuerpo totalmente exanguinado, el forense llegó a la conclusión de que a Hernández los perros lo comieron cuando aún tenía signos vitales.
Angélica Hernández, quien recibió la notificación de las conclusiones preliminares de la autopsia, cree que a su hermano le pegaron. Y que cuando quedó tirado en el lugar, recién ahí herido, lo atacaron los perros carroñeros. No cree que lo pudieron haber matado los perros. "Los perros te pueden sacar un pedazo, pero no todo así", afirmó Hernández. Y pidió a las autoridades que esclarezcan qué fue lo que ocurrió con celeridad.
Marcelo Hernández había salido el viernes a la noche junto a un hombre identificado como Luis Bolívar desde un inquilinato del barrio Ceferino Namuncurá.
En el salitral se hallaron el pantalón rasgado de Hernández, con su teléfono y también se encontró su campera y un par de anteojos en un bolsillo de la misma.

Crucifijo
En la inspección ocular que realizaron la policía y los peritos en el lugar donde apareció el cadáver, hallaron también un crucifijo que la familia reconoció como de Marcelo.
El hombre no tenía dinero porque recién el sábado cobraría en el frigorífico que trabajaba. Y aunque en ese momento no se halló ninguna billetera, ayer Angélica le comentó a este diario que habría aparecido una billetera en el lugar y que dicho elemento es materia de investigación ya que la misma no sería de Hernández.
La Brigada de Investigaciones continúa trabajando con la Fiscalía en busca de testimonios para poder reconstruir las últimas horas de Hernández y su paso por una vivienda de la Fracción 15 en la que reside la hija de Bolívar y que fue allanada.
El estudio anatomopatólogo será el que arrojará resultados más concretos en el caso. El mismo se realiza en el Laboratorio Regional Forense.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico