El motivo del femicidio en Mendoza fue el análisis de ADN por la paternidad de la beba

El hombre que fue detenido por el crimen negó haber participado en el hecho e insistió en que las lesiones que presenta en sus manos se las provocó cuando se resistió a un intento de asalto.

Una discusión por la realización de un estudio de ADN para confirmar la filiación de la beba, que una de las víctimas, Claudia Lorena Arias, tenía con el acusado Daniel Zalazar fue el móvil del triple femicidio cometido el domingo en la ciudad mendocina de Godoy Cruz.
La coordinadora de la Procuración General de Mendoza, Teresa Day, informó ayer en conferencia de prensa que "la mujer y el hombre discutieron por el ADN y la filiación de la bebe, según el relato del menor" de 8 años e hijo de Arias (31) que fue testigo presencial del ataque pero logró escapar y pedir auxilio.
De acuerdo a la investigación judicial, Zalazar atacó primero a su ex pareja en el marco de esa discusión por la prueba genética, tras lo cual, apuñaló a las otras dos mujeres, Marta Susana Ortíz (45) Cecilda Vicenta Díaz (90) e hirió de gravedad a la bebé de 10 meses y al hijo de 11 años de Arias.
Los peritos que trabajaron en la escena del crimen levantaron muestras de manchas de sangre que serán sometidas a cotejos de laboratorio, al tiempo que el fiscal Santiago Garay "investiga teléfonos celulares y redes sociales", indicó Day.
"Hemos avanzado en encontrar manchas hemáticas en el patio de la vivienda para cotejar si pertenecen al imputado", explicó, por su parte, el procurador General de la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, Alejandro Gullé.
El funcionario precisó que el niño de 8 años que pidió auxilio salió de su escondite en el baúl de un auto "luego de casi cinco horas" y que fue su hermano herido de 11 "quien le facilitó el celular para buscar ayuda".
"Lo vi (a Zalazar) y le pregunté por una herida en la mano y me dijo algo que repitió después en su declaración: que lo asaltaron unos pibes cerca de la terminal. Lo vi muy tranquilo, distante del hecho", sostuvo el procurador y agregó que el acusado "tenía golpes en la cara y dijo que fue producto del momento de la aprehensión".
El hombre que fue detenido por el crimen negó haber participado en el hecho e insistió en que las lesiones que presenta en sus manos se las provocó cuando se resistió a un intento de asalto.
Fuentes judiciales aseguraron que Daniel Gonzalo Salazar fue indagado por el fiscal de Homicidios del departamento de Godoy Cruz, Santiago Garay, quien de todas formas lo dejó detenido y le imputó los delitos de "homicidio agravado por femicidio, doble homicidio simple, y doble tentativa de homicidio agravado por alevosía y por el vínculo en el caso de la menor de los niños".

NEGAR LA PARTICIPACION

Según María Teresa Day, coordinadora del Ministerio Público Fiscal de Mendoza, aseguró que el imputado negó haber participado en la masacre donde fueron asesinadas Claudia Lorena Arias (31), su tía Marta Susana Ortiz (45) y su abuela Silvia Vicenta Díaz de Ortiz (90).
Day agregó que, ante el fiscal Garay, el acusado insistió en que él fue víctima de un robo y que por eso sufrió el corte en su mano por el que se fue a atender al Hospital Central, en donde finalmente fue detenido.
Por otro lado, la beba de nueve meses y el nene de once años que sobrevivieron a la masacre, presentaron una "leve mejoría" en las últimas horas, según informó el director del hospital pediátrico Notti, Raúl Rufeil.
"Los pacientes siguen en terapia intensiva. Están en estado crítico con pronóstico reservado. Del punto de vista neurológico, hemodinámico y respiratorio, hay una leve mejoría, pero no podemos hablar de una mejora definitiva", manifestó.
El nene de once años sufrió heridas punzantes en el abdomen, con afectación hepática y perforación gástrica. En tanto, la beba de nueve meses sufrió tres cortes en la región cervical. "Las heridas muestran un ensañamiento que no entra en la naturaleza humana", consideró Rufeil.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico