"El mundo está preocupado con el golpe en Brasil"

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, fustigó la política exterior del gobierno interino de Michel Temer y del canciller José Serra por buscar "establecer acuerdos económicos y comerciales lesivos al interés nacional" por fuera del Mercosur.


"Gobiernos y pueblos de América Latina están preocupados por las amenazas que el nuevo ministro constantemente hace al Mercosur y con su disposición de establecer acuerdos económicos y comerciales profundamente lesivos al interés nacional", dijo Rousseff en su perfil de Facebook.
La mandataria suspendida el jueves pasado para enfrentar un juicio político en el Senado afirmó que "el mundo está preocupado con el golpe en Brasil", al comentar la reacción por "falsedades" dichas por la Cancillería contra el secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, y los gobiernos de Cuba, Venezuela, Ecuador, Nicaragua, Bolivia y El Salvador.
"La reacción de gobiernos extranjeros y de importantes sectores de la opinión pública mundial, entre ellos el secretario general de la OEA (Luis Almagro) expresa la indignación internacional frente a la farsa jurídica montada en Brasil", subrayó.
Y advirtió que el juicio político en su contra revela la "preocupación de que esta práctica travestida de ilegalidad pueda diseminarse en el mundo y en especial en América Latina, promoviendo la desestabilización de gobiernos legítimos y revirtiendo conquistas sociales y democráticas alcanzadas en los últimos 15 años".
Rousseff dijo que las fuerzas partidarias que conducen la política exterior son "tradicionalmente sumisas a las grandes potencias" y carecen de "autoridad política o moral para invocar el principio de soberanía sobre todo cuando han practicado injerencias en asuntos internos de otros países de la región".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico