El municipio les ofreció un aumento de $1.500 a los becados, pero rechazaron la propuesta

A dos semanas de que se movilizaron hasta el Concejo Deliberante donde reclamaron el pase a planta y un aumento acorde a la tarea que realizan, los trabajadores becados del municipio comodorense volvieron a manifestarse ayer, esta vez frente a la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia. Fue luego de que el Ejecutivo les presentará una propuesta de $1.500 de aumento y la renovación de contratos.

Cerca de 50 trabajadores municipales becados volvieron a manifestarse ayer por la mañana en las calles céntricas, tal como lo hicieron hace tres semanas dirigiéndose al Concejo Deliberante.
Esta vez el reclamo llegó a la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia que dirige el ex concejal Marcelo Rey. Así cerca de las 11 los trabajadores que cumplen funciones similares o iguales al personal de planta permanente municipal, cobrando una beca de $3.500, decidieron cortar la calle frente al edificio ubicado en Ameghino, entre Mitre y 25 de Mayo.
La medida se tomó como una forma de repudiar la propuesta salarial que Rey les había notificado unos minutos antes a los trabajadores, ya que la misma significaba un aumento de $1.500 y la renovación de contratos, muy lejos de los que ellos habían solicitado, entendiendo que a igual trabajo igual paga.
"La respuesta no fue favorable, nosotros estábamos pidiendo el básico vital y móvil, y la propuesta es un aumento de $1.500 y que se pase a contrato", confirmó Silvina Ochoa, una de las trabajadoras becadas.
"Nosotros no queremos contrato, estamos pidiendo el pase a planta porque el contrato se renueva cada seis meses y pueden echar a cualquiera de nosotros, así que seguimos manifestándonos", agregó, entendiendo que con $5.000 en Comodoro Rivadavia no se puede vivir.
Los trabajadores, quienes denunciaron que una media hora después les enviaron personal policial para que suspendan la medida, continuaron apostados hasta cerca de las 14, cuando termina el horario municipal.
Durante el reclamo repudiaron la actitud del municipio, y también el accionar del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), ya que no apoya su reclamo y se ven en la obligación de ser amparos por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que tomó su representación gremial.
"Vamos a seguir con el reclamo, no sé qué quieren esperar. Nosotros no queremos esperar más tiempo. Estamos cobrando $3.500 y no llegamos al básico vital y móvil", agregó Ochoa, acompañada por Eliana Gómez, quien por la tarde confirmó que el lunes continuarán con la retención de servicios.
Son cerca de 400 los becados que tiene el municipio. Cobran entre $1.500 y $4.000, y en muchos casos trabajan desde hace cuatro años y en otros hasta quince realizando desde tareas de maestranza hasta el cuidado de niños.
El jueves 3 de marzo se manifestaron por las calles céntricas y expusieron su reclamo en el Concejo Deliberante donde fueron recibidos por los ediles del Frente Para la Victoria. Desde entonces mantienen su postura, esperando poder revertir la situación y gozar de los mismos derechos que tienen sus compañeros de planta permanente y transitoria.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico