El municipio trabaja en el cumplimiento de políticas para combatir la violencia social

El Programa de Género, dependiente de la Dirección General de Protección Integral de Derechos de la Secretaría de Desarrollo Humano y Familia, es la principal herramienta que toma el municipio para comprometerse con la problemática social de la violencia contra la mujer. En ese marco, en 1997 se creó la sede “La Casa” para dar respuestas a diferentes casos de violencia que tenían lugar en esta ciudad.
Asimismo, el intendente Néstor Di Pierro se refirió a la importancia del trabajo que se lleva adelante desde esta Dirección, destacando que “es sumamente valorable lo que hacen los equipos de contención de este espacio. Ellos conviven con la angustia y la tristeza de recibir a mujeres que vienen humilladas por sus parejas".
Además, el jefe comunal también compartió distintas reflexiones sobre los casos de violencia que ocurren, tanto a nivel local como nacional, señalando que la sociedad necesita de un esfuerzo en conjunto para sobrellevar esta problemática, ya que de lo contrario será muy difícil pelear contra estas situaciones.
De la misma manera, el director general de Protección Integral de Derechos que tiene a su cargo el Programa de Género, Raúl Aguirre, subrayó que la realidad que se vive en esta ciudad en torno a esta temática es la misma que se observa a nivel nacional. "Creo que hay una impronta cultural machista que cosifica a la mujer y le da un lugar de objeto”, concluyó.

COMPROMISO Y SOLIDARIDAD
Con la finalidad de dar cumplimiento a las políticas para la prevención de la violencia social, la sede “La Casa” trabaja de acuerdo a cuatro ejes prioritarios que contemplan la asistencia a mujeres y niños víctimas de situaciones de abuso y de maltrato; atención a hombres violentos y tareas de concientización sobre los mencionados temas en establecimientos educativos del Nivel Secundario.
La institución recibe a un promedio de 30 víctimas de violencia de género por mes y cada vez son más los testimonios que destacan el trabajo que se lleva adelante desde la sede, para mejorar la calidad de vida de estas mujeres. Funciona en Francia 840 y abre sus puertas de lunes a viernes, de 8 a 15, para cualquier tipo de consulta y asesoramiento.
En ese marco, una de las referentes del establecimiento, Alejandra Valencia, detalló en qué consiste la asistencia que se ofrece, explicando que “el principal servicio que se pone a disposición de las víctimas de violencia es la intervención y la contención por parte de un equipo interdisciplinario, conformado por asistentes sociales, psicólogos y otros profesionales vinculados a la problemática, extendiéndose este acompañamiento hasta después de salir de la situación crítica para que el episodio no se vuelva a repetir”.
Además, el recinto cuenta con espacio suficiente para alojar a aquellas mujeres expuestas a situaciones de amenazas, denominado “Refugio”. El mismo funciona las 24 horas, todos los días del año, y permite la residencia de las víctimas por un período indeterminado gracias al trabajo conjunto entre organismos gubernamentales y sociales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico