El niño electrocutado se recupera y habló con el amigo que lo salvó

Manuel sigue internado en una clínica privada tras haber recibido el martes a la tarde una descarga eléctrica de un transformador de un pozo petrolero que estaría abandonado. Sucedió en el sector de "Las Latas", en el barrio Laprida. Su abuelo, Mario Quinteros, afirmó que el niño ayer estuvo mejor y que se recupera de las intervenciones quirúrgicas a las que fue sometido en el brazo derecho, pecho, abdomen y en la pierna derecha. El ministro de Hidrocarburos, Sergio Bohe, le prometió indagar sobre las presuntas irregularidades en la seguridad del yacimiento.

Desde el momento del accidente, Alan -amigo de Manuel- no podía contener las lágrimas por lo sucedido en el pozo petrolero cercano al polideportivo de Las Latas, próximo a Manantial Rosales, donde juegan a diario. El fue el único que presenció la descarga eléctrica que sufrió Manuel y lo vio volar varios metros.
Luego lo arrastró como pudo unos cien metros por el cerro para pedir ayuda y salvar la vida de su amigo. La tranquilidad para Alan llegó en la tarde del miércoles cuando pudo hablar telefónicamente con Manuel quien se encontraba en una sala de terapia intensiva. El nieto de Mario Quinteros le agradeció a su "mejor amigo" por salvarle la vida.
El chico de 10 años que el martes a las 19:30 sufrió el accidente en el yacimiento de la empresa "Petrolera Patagonia", el cual estaría abandonado y no cumpliría las normas de seguridad, fue operado tres veces durante esa jornada. La descarga eléctrica que sufrió la noche del martes le provocó una gran hinchazón en el brazo derecho y los médicos lo abrieron desde la palma hasta el hombro para examinar los tendones, venas y músculos.
Otras de las preocupaciones de los profesionales era la radiación que pudo haber quedado en el interior del cuerpo, especialmente en los pulmones. Manuel sufrió quemaduras internas en la zona del pecho, abdomen y en la pierna derecha. Los médicos les dijeron a los familiares que el niño salvó su vida de milagro. El pie derecho también resultó muy afectado y hoy el chico sería nuevamente intervenido, explicó Quinteros a El Patagónico.
Una curiosidad del grave accidente es que el padre del pequeño que concurre a la Escuela 91 trabaja desde hace 14 años en la misma empresa petrolera en cuyo yacimiento su hijo sufrió la descarga. Incluso, el empleado hace al menos dos meses que no cobra su salario y además tuvo serios inconvenientes con la obra social.

ACCIONES LEGALES

Un poco más tranquilo sabiendo que su nieto no corre riesgo de vida, Quinteros ayer se reunió con el abogado Gustavo Menna para recolectar todas las pruebas necesarias para intimar a la empresa "Petrolera Patagonia". Incluso contrató a un fotógrafo para tomar registro de las condiciones en las que se encuentra esa locación.
Quinteros, ex sindicalista petrolero y presidente del Centro de Jubilados del Petróleo y Gas Privado, también se reunió con el ministro de Hidrocarburos de Chubut, Sergio Bohe, quien solicitó una inspección en la empresa pero no encontró a ningún responsable. Se trata de una firma con capitales de origen canadiense, precisó el abuelo del niño accidentado.
Al respecto, Quinteros sostuvo: "es una barbaridad, es una bomba de tiempo este yacimiento. No aparece nadie y están violando todas las normas cuando el pozo no está funcionando". Para el denunciante, los cercos del transformador "no reúnen la altura ni las condiciones de seguridad".
Quinteros insistió en que "el pozo hace más de un año que no produce. En el mismo transformador ya se murieron varios perros. Esto es una desidia total".
Durante la jornada de hoy Bohe se reuniría con el área municipal de Medio Ambiente para avanzar en la inspección de la empresa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico