El novio de Vanesa Farías contó cómo fue el violento ataque de Horacio Atay

Guillermo Cárcamo rompió el silencio. En contacto con un medio periodístico de Buenos Aires contó cómo ocurrió el ataque a su pareja en plena calle. Luego en diálogo con El Patagónico minimizó algunos conceptos publicados por el medio bonaerense y optó por no seguir refiriéndose a lo sucedido.

El Patagónico tomó ayer contacto telefónico con Guillermo Cárcamo, novio de Vanesa Farías, la mujer que falleció el viernes a causa de las lesiones que le infringió su ex pareja, Horacio Atay, al atacarla la noche del viernes en la calle Saavedra.
Tras consultarle por la posibilidad de poder entrevistarlo, como ya se lo había planteado este diario en días anteriores, prefirió no hablar pese a que en una publicación de un medio periodístico de Buenos Aires aparecieron declaraciones suyas.
Cárcamo es el principal testigo del homicidio agravado por violencia de género, como se denomina la carátula que investiga la fiscal Mónica García, un delito con una expectativa de pena de prisión perpetua.
Ayer prefirió no hablar con este diario y ante la consulta de poder reproducir la entrevista difundida por Big Bang News, minimizó el contenido diciendo que lo habían llamado un par de veces, pero que había algunas cosas que se habían "sobredimensionado".
Según esa crónica, Cárcamo relata que "todo pasó en segundos". "Y el tipo no dijo una palabra en ningún momento, ni a mí ni a ella", en alusión a Atay, quien continúa prófugo.
"Es la primera vez que lo veía. Yo sabía que antes la había golpeado, por ese motivo se habían separado", le manifestó Cárcamo a Big Bang News.
"Ella era una buena persona, una buena madre, se dedicaba a cuidar a sus (tres) hijos y a mí. No salíamos mucho, nos juntábamos siempre en mi casa".
De acuerdo al relato, "todo esto sucedió el miércoles pasado (23 de marzo), a las 11 de la noche. Estábamos los dos solos: habíamos ido a comprar cigarrillos a una estación de servicio, a dos cuadras de la casa de ella (ubicada en Saavedra al 200). Cuando volvíamos, al llegar a la esquina paramos porque pasaron dos autos. Mientras esperábamos para cruzar la calle se nos atravesó la camioneta de él (Atay) y se bajó directamente a atacarla a Daniela. Yo le tiré una trompada y él me tiró una a mí, que me hizo tropezar con el cordón. En ese momento, cuando yo estaba tirado, la alcanza a agarrar a ella. Fue todo muy rápido", insistió.
"Le empecé a tirar trompadas hasta que la soltó. Ella quedó frente a la camioneta de él. La levanto, alcanzamos a caminar media cuadra más, y me dice que no da más. Entonces llamé a la casa y salió el hijo mayor de ella a ayudarme, y la llevamos como pudimos", refirió sobre la ayuda que buscaron para salvarle la vida a Farías luego de haber sido atacada con un filoso cúter y sufrir heridas en órganos vitales. Tras fallecer se comprobó que estaba embarazada de dos meses.
"No sólo no me atacó sino que tampoco me dirigió la palabra. A Daniela tampoco le habló, no es que la insultó ni nada. Evidentemente ya estaba decidido a hacer lo que hizo, no es que lo decidió en el momento", narró Cárcamo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico