El nuevo esquema de vacunación contra la poliomielitis

El cambio se da en el marco de la Fase Final para la Erradicación de la Poliomielitis a nivel global. Desde ahora el esquema contra la polio del Calendario Nacional de Vacunación constará de un esquema con dos dosis inyectables y tres orales.

A partir de este mes todos los padres que lleven a vacunar a sus hijos contra la poliomielitis, se les aplicará un nuevo esquema de vacunación que constará de dos dosis de vacuna inactivada contra la polio (IPV), conocida como Salk, y tres dosis de vacuna oral bivalente contra la poliomielitis, conocida como Sabin bivalente, acción mundial que permitirá avanzar en la fase final para la erradicación de la poliomielitis a nivel global.
El nuevo esquema de vacunación contra la polio también consistirá de cinco aplicaciones, la primera dosis de Salk inyectable se aplica a los dos meses; la segunda dosis de Salk a los cuatro meses; luego dos dosis de vacuna Sabin oral bivalente, a los seis meses y entre los 15 y 18 meses respectivamente, para finalmente aplicar un refuerzo de vacuna Sabin oral bivalente al ingreso escolar (5 - 6 años).
Para aquellos niños que hayan iniciado el esquema de vacunación contra la polio antes del cambio, los equipos de salud de los vacunatorios de todo el país informarán a los padres el esquema a seguir para asegurar la protección adecuada contra la poliomielitis.
Cabe señalar que tanto la Salk inyectable (IPV), como la vacuna Sabin oral bivalente (bOPV), son vacunas seguras y eficaces que, utilizadas de manera secuencial, proporcionan la mejor combinación para la protección en las etapas finales de la erradicación de la poliomielitis.
Este cambio, del que participan 123 países, entre ellos Argentina, se produce en el marco de la Fase Final para la Erradicación de la Poliomielitis 2013-2018, que tiene por objetivo un mundo libre de polio para el año 2018. Esta estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el retiro de todas las vacunas orales contra la poliomielitis para 2018, iniciando la retirada del componente 2 de la misma en abril de 2016.
Para lograr este objetivo, el Ministerio de Salud de la Nación ya distribuyó a todo el país las dosis de la vacuna Salk y Sabin bivalente necesarias para sustituir la Sabin trivalente, y poder de esta manera cumplir con el nuevo esquema de vacunación contra la poliomielitis.

LA POLIOMIELITIS
La poliomielitis es una enfermedad viral, sumamente contagiosa, que afecta principalmente a niños menores de 5 años. Se transmite de persona a persona, a través de los alimentos y agua contaminados, y se multiplica en el intestino, de donde puede invadir el sistema nervioso y causar parálisis en cuestión de horas. Si bien no tiene cura, es prevenible a través de la vacunación.
Los síntomas iniciales de la enfermedad son fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez del cuello y dolores en los miembros. Una de cada 200 infecciones produce una parálisis irreversible 'generalmente de las piernas', y un 5% a 10% de estos casos fallecen por parálisis de los músculos respiratorios.
En el mundo, la incidencia de los casos de poliomielitis se redujo en más de 99,5% desde el lanzamiento de la Iniciativa Mundial para la Erradicación de la Poliomielitis en el año 1988.

En Argentina, las nuevas generaciones no tienen recuerdos de esta enfermedad ya que hace más de treinta años que no se registran casos "el último caso autóctono de poliomielitis fue en 1984". Mientras que en la Región de las Américas fue en 1991, más específicamente en Perú. La certificación de la eliminación de la enfermedad en nuestra región data de 1994. Actualmente, la poliomielitis es endémica solo en Afganistán y Pakistán.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico