El oscuro pasado de Daniel Vitti

Ricardo Gangeme, dueño de "El informador chubutense", fue ultimado el 13 de mayo de 1999 a la 1.28 de la madrugada, apenas estacionaba frente a su departamento ubicado en pleno centro de Trelew, y a pasos de la principal unidad policial de la ciudad. Un hombre que al parecer Gangeme conocía (porque bajó la ventanilla del auto), le descerrajó un tiro en el ojo izquierdo. Y huyó.
En su diario, de estilo descarnado, Gangeme investigaba un sobreprecio de 2.458% en insumos vendidos por el constructor Héctor Fernandes a la Cooperativa Eléctrica. Su última tapa llevó como título "Procesaron a Fernandes", y días antes del asesinato denunció haber recibido una amenaza del propio Fernandes. En una entrevista que concedió al diario "Río Negro", el empresario desmintió que mandara matarlo.
Por el asesinato, se realizó un juicio oral en 2002 que determinó las absoluciones de Osvaldo Daniel Vitti; Gustavo Fabián Smith y Alejandro Zabala, sindicados como instigador, ejecutor y partícipe primario, respectivamente.
Vitti, que entonces tenía 36 años y ya poseía una chacra, era un comerciante y militante del PJ, consejero de la Cooperativa Eléctrica (vinculada por Gangeme a los sobreprecios de Fernandes).
En la última reapertura de la causa, a partir del testimonio de José Luis Vera, tomó la causa la fiscal Alicia Vilaseca. Y posteriormente, Fernando Rivarola y Mirta del Valle Moreno. Nunca hubo avances.
El procurador general Jorge Miquelarena dijo en 2011 al diario Jornada que "pese a los esfuerzos de investigación y las sospechas, se agotaron todas las posibilidades". Avaló la tesis del sicario y admitió que le quedó un "sabor amargo" por la irresolución del crimen.
"Lamentablemente conspiraron en contra el paso del tiempo, el haber tenido ya un juicio con absueltos contra quienes no se puede volver y el que haya fallecido una persona que yo consideraba que podía haber tenido una participación importante en el episodio", sostuvo entonces quien continúa en el cargo. Se refería a Laurindo Vélez Galván, quien murió en un accidente de tránsito el 2 de diciembre de 2009 en el partido de 3 de Febrero.
El hijo del periodista asesinado, Pablo Gangeme, fue un incansable impulsor de la verdad. Sostiene que tiene en claro quiénes pergeñaron y financiaron el crimen. Trabajó en la presentación de un recurso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con la esperanza de que la causa volviera a fojas cero. Hasta ahora no lo consiguió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico